Publicado: 14.09.2015 13:37 |Actualizado: 14.09.2015 16:26

"La UE será juzgada por su política de acogida a los refugiados"

Las ONG exigen una vía de acceso legal para que los solicitantes de asilo no se tengan que jugar la vida y aseguran que España tiene sobrada capacidad para acogerlos e integrarlos

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3
Comentarios:
Soldados húngaros hacen guardia en Rozke, en la frontera con Serbia. / EFE

Soldados húngaros hacen guardia en Rozke, en la frontera con Serbia. / EFE


“La solución a la crisis de los refugiados está en las manos de Europa”. Lo cree firmemente José Antonio Bastos, presidente de Médicos sin Fronteras, y lo refrendan los portavoces de otras ONG que hoy se han reunido en Madrid para abordar el éxodo sirio y proponer soluciones. “Llevamos años denunciando la situación. Una foto sólo es el ejemplo de lo que ocurre diariamente”, critica Bastos, en referencia a la imagen del niño ahogado en la costa de Turquía. “Pero es preocupante que, al igual que sucedió con el ébola, no se haya reaccionado ante un problema creciente y previsible”.

Es una cuestión estructural, no coyuntural, han venido a decir los participantes en un encuentro con la prensa organizado por Europa Press. “No se trata de una crisis que se haya producido en los últimos meses, aunque requiere soluciones inmediatas”, matiza el presidente de Médicos sin Fronteras, que aventura que “la Unión Europea será juzgada” en el futuro por su política de acogida.

Bastos deja claro que España tiene sobrada capacidad para acoger la cuota de 17.680 refugiados propuesta por Bruselas y critica los “mensajes alarmistas” respecto a su llegada, puesto que sólo supondría “350 personas por provincia”. Por ello, exige el aumento de las cuotas tanto en nuestro país como en la UE; la creación de una vía de acceso legal y segura “para que no tengan que jugarse la vida”; un “aumento radical” de las condiciones de acogida y más operaciones de rescate (humanitario, no militar) en el Mediterráneo.



“España es capaz de acoger, atender e integrar a los refugiados”, concuerda Antoni Bruel, coordinador general de Cruz Roja, quien “desdramatiza” su llegada “porque hasta ahora no ha habido ningún problema”. Es más, indica que la capacidad de acogida debe ser incrementada porque, a su juicio, “cuanto más organizada esté, menor tensión” habrá en la sociedad. “Y el escenario geopolítico”, advierte, “no va a cambiar en breve”.

“Europa ha fallado”

“Estamos llegando tarde”, afirma María Jesús Vera, portavoz en España del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. “Europa ha fallado a la hora de encontrar una respuesta común y efectiva, prolongando su sufrimiento”, añade la representante de ACNUR, quien destaca “la oleada impresionante de solidaridad” por parte de los ciudadanos, “que va por delante de los países”.

La solución pasa por la coordinación de todos los miembros de la UE, que deberían dar un viraje en su actual estrategia de contención, pues sólo beneficia a las redes de tráfico de personas, asegura Vera, quien aboga por un pacto de Estado, por una política común de asilo, por la concesión de visados humanitarios, por la mejora de los programas de reunificación familiar y por el reasentamiento permanente, incluido el de las personas que todavía permanecen en su tierra. “Esta crisis no va a pasar de largo sino que ha venido para quedarse”, concluye la portavoz de ACNUR, por lo que apuesta por su integración y no por una “acogida puntual”.

“No es solidaridad sino justicia”

“No se trata de gesto de solidaridad sino de justicia”, abunda Estrella Galán, secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, quien denuncia que la existencia de “un discurso intencionado que confunde inmigración con asilo” y extremistas con refugiados, cuando son estos los que “huyen del yihadismo y, por tanto, las víctimas". La representante de CEAR coincide en las medidas que debe adoptar la UE para evitar que los refugiados no caigan “en manos de mafias cada vez más perversas” y que “recorran medio mundo o se metan en barcos de la muerte para pedir asilo”, cuyo reglamento, criticó, no ha sido desarrollado en seis años. “A los refugiados la vida les debe una vida, y en esa vida debemos acompañarlos.

Aunque, apunta, Julia Fernández, directora de ACCEM, “no sólo se trata de pedir políticas sino también de que éstas se cumplan”. Y recuerda que la UE ya tiene directivas de protección que podrían ser efectivas, pero “falta el compromiso de ponerlas en marcha”. Fernández, cuya asociación trabaja con refugiados, deja claro que, pese a que la atención ahora está puesta en los solicitantes de asilo sirios, “no hay que olvidarse de los inmigrantes” ni de los refugiados de otras nacionalidades. “Parece que, con la crisis actual, se han difuminado”, critica la responsable de la Asociación Comisión Católica Española de Migración, quien no se olvida de que siguen llegando personas de otros países en conflicto. Por ello, zanja, no puede haber “refugiados de primera y de segunda”.