Público
Público

La Alhambra, eterna influencia de la Arquitectura

El conocido historiador de arte británico William Curtis presenta en Granada 'Una meditación sobre la Alhambra', en la que contrastará la armónica belleza del edificio con los excesos del "star system" de la a

PÚBLICO.ES/ EFE

Ya lo dijo aquel que escribió una de las frases que reciben a cualquiera que se acerca a la perla de Granada: "Dale limosna mujer pues no hay en la tierra nada como la pena de ser ciego en Granada".

El conocido historiador del arte británico William Curtis comparte la esencia de estas palabras al afirmar que la extraordinaria arquitectura de la Alhambra sigue siendo fuente de inspiración para los mejores arquitectos de hoy. A su juicio los arquitectos actuales que pueden extraer de ella todo tipo de lecciones aplicables a distintas situaciones y preocupaciones arquitectónicas.

Curtis hará este jueves en el festival Mapfre Hay, de Granada, una presentación que ha calificado de Una meditación sobre la Alhambra, en la que contrastará la armónica belleza de la Alhambra con los excesos del "star system" de buena parte de la arquitectura actual.

En su texto Curtis afirma que "La Alhambra es un paisaje simbólico que encarna referencias antiguas como el jardín del paraíso, la villa imperial romana y el trono de Salomón" y agrega que "su entrelazada geometría sugiere temas cósmicos y planetarios".

"Hoy la Alhambra obsesiona a quienes preocupa la búsqueda del adecuado equilibrio entre lo local y lo universal en los países en vías de desarrollo y proporciona numerosas lecciones a los diseñadores preocupados por el paisaje y las fronteras entre lo natural y lo artificial", añade.

El experto inglés explica que su Meditación sobre la Alhambra se dirige contra "los excesos de la arquitectura", que ha quedado muchas veces reducida a "trucos formalistas" y "pura creación de imagen en la economía de mercado", lo que él llama "el efecto Bilbao", por el Guggenheim de Frank Gehry.

La Alhambra "funde arquitectura y el arte del paisaje y transforma el regadío en un arte de las superficies del agua, de los canales y las fuentes: integra magistralmente espacios abiertos, terrazas, pabellones y estanques. Es como un laberinto de patios, caminos serpenteantes y ejes sutiles" a la vez que nos enseña cómo controlar la temperatura o las corrientes de aire, cómo filtrar la luz y enmarcar las vistas al exterior".

Las "sorprendentes cualidades" de ese gran monumento nazarí representan una gran lección para los arquitectos modernos, una lección que han sabido aprovechar en el siglo XX profesionales españoles y latinoamericanos como el mexicano Luis Barragán, el colombiano Rogelio Salmona o el sevillano Guillermo Vázquez Consuegra.

Las casas y los jardines que Barragán construyó en la capital mexicana funden, según Curtis, "las formas abstractas inspiradas por Mies van der Rohe y la pintura moderna con patios, canales y cascadas fuertemente influidas por el espíritu de la Alhambra".

El colombiano Salmona integró con frecuencia "el agua y los patios" en sus proyectos arquitectónicos, "perfectamente en sintonía con el clima y la tecnología de la construcción locales", señala Curtis, para quien la Casa de Invitados de la Presidencia en Cartagena (1980) es "una obra maestra" de la arquitectura latinoamericana que recuerda a la vez a la ciudad maya de Uxmal y a la Alhambra.

"Quienes están hoy preocupados por el tema de la sostenibilidad harían bien en fijarse en las obras de arquitectos como Salmona" afirma el historiador británico, según el cual ésa es una de las cuestiones que se tratarán en el festival Hay aunque no debería quedarse "simplemente en buenas intenciones".

De Vázquez Consuegra, Curtis dice que su reciente ampliación del Ayuntamiento de Tomares (Sevilla) representa una "exitosa integración de lo viejo y lo nuevo, de lo moderno y lo tradicional" al establecer "una secuencia de espacios serpenteantes de gran sutileza utilizando paredes blancas y vegetación para responder a la luz extraordinaria de Andalucía".

Al mismo tiempo, "incorpora canales de agua y otros elementos en un jardín público casi mágico que debe mucho a la Alhambra, pero que habría sido inconcebible sin el ejemplo del mexicano Barragán".

Curtis destaca también la labor del estudio de arquitectos catalanes RCR (Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta), que estuvo a punto de ganar el último premio Mies van der Rohe de Arquitectura Europea, de quien dice que utiliza con frecuencia planos abstractos de acero, pero dispuestos de forma tal que "resultan en espacios muy poéticos".

"Sus edificios integran el paisaje e intensifican nuestra experiencia de la naturaleza. Trabajan con capas de transparencia y volúmenes de agua de manera que las formas se disuelven en la luz y en el ambiente", dice Curtis, según el cual esos arquitectos han sabido "traducir las lecciones de la Alhambra a una arquitectura de vanguardia de gran substancia".

El experto británico acaba de terminar un libro, titulado La Estructura de las Sombras sobre la que califica como la obra más fascinante de esos arquitectos catalanes, una bodega cerca de Palamós llamada "Caves Bell-Lloc", concebida como un sendero que desciende bajo tierra y que va formando una serie de cámaras laberínticas en las que entra de trecho en trecho luz cenital.

Más noticias de Política y Sociedad