Público
Público

La banca española endurece aún más las condiciones en préstamos hipotecarios

EFE

La banca española volvió a restringir los créditos hipotecarios a las familias más que la europea de enero a marzo, y endureció aún más las condiciones al reducir el dinero prestado respecto al valor de las viviendas, exigir mayores garantías y ampliar los márgenes que aplican en las hipotecas.

Así se refleja en la última Encuesta sobre Préstamos Bancarios en España, publicada hoy por el Banco de España, que también muestra que las entidades creen que la fuerte desaceleración que se ha producido en la financiación a las familias en los últimos meses se relajará ligeramente hasta junio.

De hecho, las diez entidades financieras consultadas señalan que "se prolongaría la contracción generalizada de la oferta y de la demanda para todo tipo de préstamos, si bien los ritmos de caída se moderarían algo en el segmento de la financiación a los hogares".

La razón de que bancos y cajas volvieran a restringir la concesión de créditos hipotecarios entre enero y marzo se debió sobre todo a "los riesgos percibidos en relación la actividad económica, en general, y en el mercado inmobiliario, en particular".

En ese período, las peticiones de créditos hipotecarios por parte de las familias también se redujeron, en "mayor medida" que la disminución registrada entre las familias de la Zona Euro.

En el caso de los créditos al consumo (los que sirven para financiar bienes de consumo como automóviles o electrodomésticos), la contracción que se registró en los tres primeros meses de 2008 fue "algo mayor" que la del trimestre anterior.

En este segmento de créditos también se siguieron endureciendo las condiciones, especialmente en los márgenes que cobran las entidades en los créditos de mayor riesgo.

"En el área euro, las condiciones y los criterios de aprobación mostraron tendencias similares, si bien con variaciones más moderadas", explica el Banco de España.

En cuanto a los créditos concedidos a empresas, el Banco de España constata que sufrieron el mismo endurecimiento de los criterios de aprobación y de las condiciones que en el caso de las familias.

"En general, la evolución fue similar a la del período precedente, si bien la contracción se acentuó en el caso de las operaciones a largo plazo", señala la Encuesta de Préstamos Bancarios, que añade que las operaciones más perjudicadas fueron las fusiones y adquisiciones.

En los créditos a empresas también se notó que las condiciones fueron menos favorables, "destacando la ampliación de los márgenes y, en nuestro país, el aumento de las garantías requeridas y el recorte de los plazos de vencimiento".

La restricción de los créditos a empresas dependió de la capacidad de las entidades para acceder a la financiación en los mercados internacionales, la situación de liquidez en cada caso en particular y los costes relacionados con su nivel de capital.

Respecto a la deriva de la crisis financiera internacional, las entidades españolas y europeas esperan seguir encontrando "dificultades importantes" para lograr financiación en los mercados.

No obstante, admiten "una cierta mejoría en su capacidad para recurrir a la emisión de deuda a medio y largo plazo y a la titulización de activos, y para transferir riesgos de crédito fuera del balance".

Más noticias de Política y Sociedad