Público
Público

Barenboim admite que nunca pensó llegar "tan lejos" con la Divan

EFE

El director Daniel Barenboim ha anunciado hoy en Madrid, donde esta noche actuará con su orquesta West-Eastern Divan, que dedicará su concierto del viernes en Ginebra a Jerusalén y a la memoria de Edward Said, cofundador con él de esa formación, que cumple 10 años sin que nadie, ni ellos mismos, pensaran que podía llegar "tan lejos".

En una rueda de prensa en el Palacio de Cibeles en la que el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, le ha presentado como "la única persona" capaz de aunar "todas las sensibilidades" que pugnan en el conflicto de Oriente Medio, Barenboim ha subrayado que le "entristece mucho" que el Gobierno israelí, al que cada día, dice, "entiende menos", haya prohibido las manifestaciones culturales en Jerusalén Este, donde estaría la capital del futuro Estado de Palestina.

"Reducen así un evento cultural y universal como es la declaración de Jerusalén como Capital del Mundo Árabe 2009 a algo político y local", ha lamentado el músico, nacido en 1942 en Buenos Aires y con nacionalidad argentina, israelí y española.

Por eso, ha subrayado, el concierto de Ginebra tendrá "tanta importancia", porque estarán los "judíos, palestinos, sirios, iraníes, jordanos, libaneses, egipcios, turcos y españoles" que forman su taller-orquesta, mostrando al mundo que Jerusalén -la ciudad del palestino Edward Said, fallecido en 2003- podría ser "verdaderamente" "la capital cultural del mundo".

El alcalde de Madrid ha agradecido a Barenboim el "regalo" de su nueva visita -la sexta que él hace y la cuarta con su orquesta-, y le ha asegurado que la capital "le quiere".

"Es evidente que el alcalde -"un gran político y un hombre de gran cultura- es el mejor candidato para presidir el Estado israelí y el palestino", ha bromeado el director.

Ha subrayado que está "encantado" de volver a Madrid y hacerlo este año que se cumple el décimo aniversario de la Divan porque, ha revelado, "nadie", ni siquiera Edward Said o él, pensaban llegar tan lejos cuando empezaron.

Barenboim -director artístico de La Scala y director titular de la Deutsche Staatsoper Berlin- ha querido recordar que la Divan fue una idea que se les ocurrió en Weimar, "la ciudad que representa la historia alemana en todo su esplendor y también en toda su crueldad".

Su propósito inicial era constituir un pequeño foro de jóvenes músicos árabes, israelíes y palestinos, que se reunirían no para "normalizar" Oriente Medio, porque eso "no es normal", sino para "romper" con esa situación y demostrar que era posible "trabajar y vivir juntos".

El éxito de la convocatoria, más de 200 audiciones sólo entre músicos palestinos, y el entendimiento que lograron entre sus miembros les animó a repetir, y a Weimar le siguieron Chicago y Sevilla, la ciudad que se convirtió en su sede fija a partir de 2002, gracias al apoyo de la Junta de Andalucía.

La viuda de Said, Miriam, ha expresado también su alegría porque la orquesta vuelva por cuarta vez a Madrid, "una ciudad tan estupenda y acogedora", y poder celebrar el décimo aniversario del proyecto.

En el concierto que ofrecerán esta noche, para el que el alcalde ha anunciado que se ha instalado además una pantalla gigante en el exterior del Escenario Puerta del Ángel, interpretarán su repertorio sinfónico, compuesto por la "Sinfonía Fantástica" de Berlioz y "Les Preludes", de Listz.

Esta última obra, ha explicado Barenboim, ha sido una petición especial del Festival de Salzburgo porque han pensado que la Divan "podía ser" la orquesta más adecuada para tocar una obra "tan problemática" en la Europa germánica, ya que se utilizaba de "cabecera" en la radio para anunciar cada victoria del Ejército nazi.

De Madrid, a donde le gustaría volver en 2016 "para actuar en los Juegos Olímpicos", viajarán a San Sebastián -donde Barenboim no había actuado nunca-, de allí, a Ginebra, y luego, al Festival de Bayreuth, una actuación también muy especial dado que esa ciudad se liga al "antisemitismo wagneriano y a la historia hitleriana".

Más noticias de Política y Sociedad