Público
Público

Berlusconi dice que las fotografías confiscadas no valen ni 10.000 euros

El primer ministro italiano considera que atentan contra el derecho a la privacidad

EFE

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, dijo hoy que las instantáneas que se tomaron del interior de su residencia de Cerdeña y que fueron confiscadas por la Fiscalía de Roma atentan contra el derecho a la privacidad y que no valen ni 10.000 euros.

En una conferencia de prensa celebrada hoy en Bari, en el sur de Italia, Berlusconi manifestó que nadie puede aceptar que un fotógrafo tome imágenes de la intimidad de una persona desde fuera de su propia casa.

'He podido ver las fotos y eran tan inútiles que una publicación de Mondadori (editorial de su propiedad) sostiene que no valían ni siquiera 10.000 euros', afirmó.

'Eran imágenes que atentaban contra cualquier privacidad y recordemos que el derecho a la intimidad es una libertad fundamental que forma parte del derecho a la libertad', sostuvo.

Para Berlusconi 'con esta intromisión en la vida privada de una persona se ha tocado fondo'.

El mandatario hacía así alusión al último episodio de la polémica que le relaciona con menores cuando ayer la Fiscalía de Roma confiscó las fotos de una fiesta celebrada por el ministro italiano, en su residencia de Cerdeña la pasada Navidad, en las que supuestamente aparecían varias chicas, entre ellas Noemi Letizia.

Durante la rueda de prensa un periodista preguntó al mandatario acerca de la entrevista publicada hoy por Libero a la líder de Movimiento para Italia, Daniela Santanché, en la que apuntaba que su todavía esposa Veronica Lario 'tiene un compañero'.

El primer ministro respondió que le desagrada que se lea en las primeras páginas de los periódicos situaciones que conciernen a la vida de una familia.

Berlusconi fue apoyado con aplausos por los asistentes que además abuchearon al periodista que formuló la pregunta.

Más noticias