Público
Público

Bruno La borrasca Bruno deja dos muertos

Un vecino de Tarragona fallece al perder el equilibrio por culpa del viento cuando se encontraba arreglando una ventana. Un hombre muere ahogado en Alcúdia mientras practicaba windsurf.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Un hombre observa una ola en el espigón del Kursaal de San Sebastián, durante el paso del temporal de invierno Bruno. - EFE

La llegada de la borrasca Bruno ha provocado en las últimas horas la muerte de dos personas, fuertes vientos, gran oleaje en zonas costeras, nevadas intensas, interrupciones de la circulación ferroviaria y múltiples daños en vías públicas.

Uno de los fallecidos es un vecino de 56 años de Segur de Calafell (Tarragona) que perdió el equilibrio por culpa del viento cuando se encontraba en el balcón de su domicilio reparando una ventana. Protección Civil ha confirmado que el hombre cayó a un patio interior y, pese a la intervención de tres unidades del Sistema de Emergencias Médicas, no pudo ser reanimado.

La otra víctima mortal es un hombre de 42 años que ha fallecido ahogado mientras se encontraba practicando windsurf en Alcúdia, en la zona Corral d'en Pedrassa.  Mallorca se encuentra en riesgo importante por ráfagas de viento de hasta 100 kilómetros por hora y en riesgo importante por fenómenos costeros con olas de hasta cuatro metros.

Los fuertes vientos están complicando las labores de extinción de un incendio forestal iniciado también este miércoles en el Coll de Síller, en el Port de Pollença de la isla de Mallorca. Alrededor de 60 viviendas han tenido que ser desalojadas.  Sólo durante la mañana el 112 ha gestionado 30 incidentes provocados por Bruno en Mallorca.

En Catalunya, el teléfono de emergencias ha recibido casi 600 llamadas relacionadas con incidencias provocadas por el viento ─con rachas de entre 102 y 76 km/h─, como caída de ramas, desprendimiento de andamios y carteles, desplome de muros y otros elementos estructurales inestables e incluso el corte de la antigua carretera de Salou (Tarragona), ante el peligro de caída de un árbol de grandes dimensiones.

También la circulación ferroviaria se ha visto afectada en varios puntos de la provincia tarraconense, según confirmaba Renfe, mientras que, en Barcelona, las fuertes ráfagas de viento han destrozado una decena de puestos de la Feria de Reyes de la Gran Vía y han forzado a interrumpir el tráfico para arreglar los destrozos. En Petrer (Alicante), una mujer de 74 años resultaba herida en la cabeza y ha sido trasladada al Hospital de Elda, tras caerle encima unos cascotes desprendidos de la fachada de una vivienda también por culpa del viento, según el Centro de Información y Coordinación de Urgencias.

En Asturias, Bruno ha dejado olas de más de 10 metros de altura en el puerto de Gijón y rachas de viento de más de 120 km/h en la costa, donde la flota pesquera se encuentra amarrada, además de nieve en la cordillera, Picos de Europa y la suroccidental. Las nevadas han forzado el uso de cadenas para el tráfico en la red secundaria de carreteras: San Isidro, Leitariegos, Connio, Tarna, Cerredo, Cobertoria, Somiedo, San Lorenzo y Ventana son los puertos afectados. En Oviedo, el viento superaba los 70 km/h y derribaba árboles en el Campo de San Francisco, uno de los cuales ha provocado destrozos en la oficina de turismo popularmente conocida como el Escorialín.

En el País Vasco, la borrasca ha ocasionado la intervención de los bomberos de San Sebastián en una veintena de ocasiones, así como el cierre de los accesos al monte Urgull, el paseo Nuevo, el espigón de la playa de la Zurriola y el Peine del Viento. El cabo de Matxitako (Bizkaia) registraba las rachas más potentes de viento, de hasta 163 km/h, aunque donde más ha repercutido este fenómeno ha sido en el tráfico aéreo ya que siete vuelos con destino a Bilbao se han visto obligados a desviarse o regresar a su lugar de partida, según Aena.

Andalucía también ha registrado problemas en puntos como Jaén capital, donde hasta las 11:00 el 112 había contabilizado 22 incidencias por caídas de ramas, obstáculos en la calzada o cristales caídos de los adornos navideños. En Granada, los vientos de 100 km./h en zonas como el Veleta han impedido la apertura de la estación de esquí de Sierra Nevada y también han causado desperfectos importantes en varias playas del término municipal de Motril, regeneradas por al Dirección General de Costas el verano pasado. En Tarifa (Cádiz), el viento cerraba el puerto y forzaba la suspensión de la línea marítima con Tánger (Marruecos).

Aunque Bruno se deshace, para este jueves la predicción de Aemet advierte de riesgos por fenómenos costeros ─con nivel naranja─ en Asturias y Cantabria y ─con nivel amarillo─ en Galicia, País Vasco, Gerona, Mallorca, Menorca Almería, Granada y Melilla. También hay alertas por nevadas ─con nivel naranja─ en Navarra y -con nivel amarillo- en Burgos, Segovia, Soria y Madrid, además de por lluvias en Jaén. Finalmente, el viento seguirá dando problemas ─con nivel amarillo─ en Navarra, Tarragona, Castellón, Albacete, Murcia, Almería y Granada.

Más noticias en Política y Sociedad