Público
Público

La catedral que cautivó a Ken Follet

Vitoria ha convertido la restauración de su catedral "abierta por obras" en su gran atractivo turístico y cultural, un valioso espacio temático en el que algunos escritores han encontrado su fuente de inspiración

PÚBLICO

Con el libro Un mundo sin fin en la mano hay que llegar a Vitoria e imaginarse que uno está en Kingsbridge, la ciudad en la que Ken Follet ambientó la primera parte de esta novela, la exitosa Los Pilares de la Tierra. Una vez en la capital vasca hay que entrar en la catedral de Santa María porque la historia continúa, doscientos años después, en este mismo escenario. Aunque, afortunadamente, ya se acabaron los tiempos de la peste negra... Por el gran templo fortaleza por el que entonces se movían la reformista Caris, el prior Godwyn, Gwenda o sir Gerald hoy circulan arqueólogos y restauradores que intentan desentrañar los secretos que se esconden tras los muros de este viejo templo gótico. Que son muchos y desconcertantes y nunca dejan de deparar sorpresas.

En ningún lugar del mundo había visto Follet nada semejante a lo que contempló la primera vez en el interior de esta catedral "abierta por obras". Es la misma impresión que causa a cualquier visitante cuando le entregan el casco de obrero y le animan a dejar el vértigo al lado y a subirse a los andamios que se despliegan por la nave gótica, mientras se contemplan en vivo y en directo los trabajos de restauración de un edificio que, como la catedral de Kingsbridge, sufre graves problemas estructurales y a los que se intenta poner freno desde hace años.

No hay manera más original de visitar una catedral en plena obra de restauración, que ha servido de ejemplo a otros templos, como la Catedral de León o la iglesia de San Pablo (Tel. 983 35 13 66) de Valladolid. A cierta altura y entre restos arqueológicos, hoy es fácil acercarse a los detalles de este espacio arqueológico en los que nunca nadie hubiera reparado y ahora están más a la vista: las vidrieras, los arcos, los enterramientos de la cripta, pero también, las grietas abiertas en sus muros o la deformación de sus pilares. En suma, un gran libro abierto donde se funden historia, arqueología, cultura, arte y arquitectura que, como la vida misma, se escribe día a día. Es la forma más didáctica de comprender y admirar algunos de los grandes misterios que envuelven una gran ciudad, además, de una experiencia difícil de olvidar.



www.catedralvitoria.com





www.turismo.vitoria-gasteiz.org

Más noticias de Política y Sociedad