Público
Público

Cerca 1.500 millones de personas padecen "enfermedades tropicales olvidadas"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cifra en 1.500 millones de personas las afectadas en todo el mundo por las "enfermedades tropicales olvidadas" como la Leishmaniosis, la Úlcera de Buruli o la enfermedad de Chagas, cuya prevalencia se concentra en los países de Asia, Latinoamérica y África.

Este dato lo ha aportado hoy en Segovia el coordinador del departamento de Enfermedades Tropicales desatendidas de la OMS, Jean Janin, quien ha participado en el Simposio Internacional sobre Control de Enfermedades Tropicales Olvidadas, celebrado en el marco del VI Congreso de la Sociedad Española de Medicina Tropical y Salud Internacional (SEMTSI) que tiene lugar en el Parador de Turismo de Segovia.

En declaraciones a EFE, Janin ha asegurado que la OMS agrupa un total de 13 infecciones tropicales como "enfermedades olvidadas", a las que no se dedican los suficientes recursos económicos ni científicos para su abordaje terapéutico.

En este sentido, ha precisado que para algunos tipos de enfermedades tropicales, preferentemente las causadas por insectos o larvas como la "enfermedad del sueño" existen herramientas eficaces de control a través de quimioterapia preventiva que permite eliminar los ciclos de reproducción de los insectos.

Janin cree que el resto de enfermedades como la Leishmaniosis o la Enfermedad de Chagas "requieren un trabajo individualizado de detección de casos y no se pueden aplicar medidas de prevención a gran escala, por lo que son enfermedades de difícil tratamiento y que causan una gran mortalidad".

De este modo, ha asegurado que el control de las enfermedades tropicales olvidadas se basa fundamentalmente "en el mayor conocimiento de la patología, que se utiliza para establecer estrategias en materia de prevención, diagnóstico correcto y tratamiento eficaz".

En cuanto a la investigación sobre terapias farmacológicas para la atención a estas enfermedades, el coordinador de la OMS ha reconocido que "queda mucho por hacer en el desarrollo de vacunas o fármacos eficaces para el control de estas enfermedades, pero hasta que lleguen, la voluntad de la OMS es la de asegurar que con las herramientas disponibles podamos mejorar las condiciones de vida de los enfermos en estos países".