Público
Público

Chaves y Pajín frenan las prisas de Griñán

El presidente andaluz insiste en un congreso que le dé la secretaría: "No lo descarto"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los dirigentes socialistas Manuel Chaves y Leire Pajín cerraron este jueves la puerta a la celebración inminente de un congreso extraordinario, que el presidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán quería forzar para tomar de una vez la vara de mando en el PSOE y concluir así la transición iniciada en abril pasado cuando el propio Chaves le señaló para gobernar Andalucía. Ambos entornaron la puerta con mimo, suavemente, para no desairar a Griñán, pero lo hicieron con decisión. Enfatizaron que el 'partido', palabra que Chaves repitió con intención, debía centrarse ahora en afrontar la crisis y gobernar para los ciudadanos.

Griñán, que el martes había recibido el mensaje de los secretarios provinciales de que no era el momento de entrar en debates congresuales, manifestó ayer por la mañana, poco después de que Chaves hablara: 'Cuando llegue el momento, se producirá el relevo'. Se plegaba de esta manera a la música radiada por Chaves y sostenida luego por Pajín. Sin embargo, Griñán agregó: 'No lo descarto, mire usted eso, ya tiene un titular, no lo descarto [en referencia a un congreso extraordinario]', informa Europa Press.

Fuentes socialistas aseguraron a Público que Griñán podría asumir la secretaría general, que aún mantiene Chaves, en el primer semestre de 2010. Si se hace entonces, se presentaría de otra manera, según las fuentes, en un clima de armonía y amistad el mismo que han mantenido durante 30 años Chaves y Griñán y no en éste de tensión soterrada y de desconcierto en las filas socialistas. Pocos en el partido entienden el follón que se ha montado, cuando el problema de la bicefalia, crítico en otras épocas, no existía ahora. El mismo Griñán manifestó ayer que 'todos los días' mantiene una conversación con Chaves, quien desde que está en Madrid no interfiere en las decisiones del presidente.

Muchos en el partido achacan el terremoto de esta semana a un desencuentro creciente entre Griñán y el vicesecretario socialista y consejero en el Ejecutivo, Luis Pizarro, excelente conocedor del partido, leal colaborador de Chaves, y quien controla la ejecutiva regional. El desacuerdo, según distintas fuentes, se incubó precisamente por las prisas de Griñán un hombre inteligente que tiene la mala costumbre de decir las cosas que piensa en ganar cuanto antes el mando en plaza.

Griñán quiere participar en la elección de los candidatos a las municipales

La otra razón, según fuentes del PSOE, que aumentó el desencuentro está vinculada a la anterior: Griñán quiere participar en la elección de los candidatos a las municipales, una cuestión que el PSOE no abrirá hasta que el presidente Zapatero no abandone la presidencia de la UE, lo que se producirá en julio de 2010, según manifestó Pajín ayer en Sevilla.

Este calendario permitiría a Griñán, de celebrarse el congreso extraordinario en el primer semestre del próximo año, afrontar la confección de las listas, cuestión siempre delicada en el PSOE andaluz, con los galones de secretario general. En cualquier caso, tanto Chaves como los secretarios provinciales y el mismo Luis Pizarro han apelado estos días a 'la autoridad política' de Griñán y su 'indiscutible liderazgo social'. A preguntas de los periodistas, Griñán, ayer, explicó la zozobra de estos días en que el presidente de la Junta 'siempre' ha sido secretario general, informa Europa Press.

 

Más noticias en Política y Sociedad