Público
Público

El cineasta Jesús Garay opina que "la Guerra Civil continúa siendo un filón de emoción e historia"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Setenta años después de los más duros bombardeos que la ciudad ha sufrido nunca, se estrena esta noche en Barcelona "Mirando al cielo", la película documental con la que el director Jesús Garay pretende demostrar que la Guerra Civil "sigue siendo un filón de emoción y de historia".

El 17 de marzo de 1938 Barcelona registró el triste récord de concentrar los peores bombardeos de la guerra, en el marco de un ataque aéreo que se prolongó sin pausa, de día y de noche, entre el 16 y el 18 de marzo y que provocó la muerte de 1.300 personas, de las que 118 eran niños.

El sufrimiento de la población civil durante esos días es el punto de partida que utiliza Garay para tejer una película, mezcla de documental y ficción, que cuenta con imágenes de los mismos aviones italianos que dejaban caer las bombas sobre la ciudad cedidas por el Instituto Luce de Italia, y que ha recreado digitalmente los efectos de las bombas para ganar emoción.

Jesús Garay, coguionista también del film, ha explicado hoy que ha intentado sumar en la película las emociones de los testimonios todavía vivos de los sucesos con las que facilita la ficción para ofrecer un producto que sirva para reflexionar sobre las guerras y contribuir a destacar la importancia de conservar la memoria histórica.

La ficción es el punto de salida de la película, que arranca con el intento de una documentalista, cuyo abuelo defendió la ciudad desde una batería antiaérea situada en El Carmel, de conseguir el testimonio de uno de los aviadores italianos que lanzaron sus bombas sobre la ciudad.

"Seguramente esta mujer, María -a la que da vida Gabriela Flores- es mi alter ego. Su punto de vista es el que vertebra la película", admite el director, originario de Santander, y que lleva más de 30 años viviendo en Barcelona.

Garay afirma que ha intentado hacer una película "básicamente antidemagógica" en la que el punto de vista que manda es el humano.

"Sobre Barcelona y los bombardeos que sufrió la ciudad ya existen estupendos documentales. Yo tenía que enfocarlo de manera muy personal para ofrecer otra cosa", ha asegurado.

La película está plagada de testimonios de historiadores y de personas que directa o indirectamente vivieron los bombardeos, entre ellos el del escritor Juan Goytisolo, que cuenta cómo vio a su madre desaparecer de una calle de Viladrau poco antes de un bombardeo y a la que nunca más volvió a ver.

Además del Instituto Luce de Roma, Televisió de Catalunya, Euskal Telebista y la firma vasca de animación Silverspace Animation Studios 3D han participado en la producción de la película, que ha dirigido Isona Passola.

Passola ha calificado hoy de "lamentable" que TVE rechazara contribuir también a la realización del documental.

El actor protagonista Paolo Ferrari, que interpreta al aviador italiano, ha calificado de "vital" que sucesos de la historia como éstos sean revisados y difundidos "para que nadie, en especial los jóvenes, puedan ignorarlos y para que no los vean como una fecha más que hay que memorizar para luego pasar a otro capítulo".

Jesús Garay, que obtuvo el reconocimiento del público y la crítica con "La Mari", una historia sobre la inmigración en Cataluña, ha explicado que la idea de la película le sobrevino un día que, buscando localizaciones para otro proyecto, descubrió en El Carmel los restos de una batería antiaérea.

Luego descubrió que fue construida ex profeso para defender a la ciudad de los bombardeos de marzo del 38.