Público
Público

El colectivo Hetaira asegura que multar a las prostitutas es el "colmo de la hipocresía"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El colectivo en defensa de los derechos de las prostitutas Hetaira ha considerado que el multar a las meretrices que ejercen en las carreteras, como estudia el Gobierno, es el "colmo de la hipocresía y de la doble moral".

Así se ha expresado en declaraciones a Efe una de las cofundadoras de Hetaira, Cristina Garaizabal, después de que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, haya anunciado que estudia, junto con Justicia, endurecer la lucha contra la prostitución.

Preguntado Fernández Díaz por si contempla en concreto multar a las prostitutas que ejercen en las carreteras y a sus clientes, como empezará a hacer esta semana la Generalitat, ha asegurado que "estudia" esta posibilidad porque es necesario "acabar con ese espectáculo lamentable y degradante".

Sin embargo para la portavoz de Hetaira esta medida no serviría para erradicar la prostitución, ya que hay un "porcentaje altísimo" de ciudadanos que la consumen y no van a dejar de hacerlo nunca, tras lo que ha subrayado que lo que debería hacer el Ejecutivo es reconocer que esta actividad es un trabajo.

"Es el colmo de la hipocresía, de la doble moral", ha señalado Garaizabal, quien ha opinado que la iniciativa lo único que conseguirá es que la prostitución se practique en la "clandestinidad", lo que "repercutirá negativamente en las mujeres que realizan el trabajo sexual y que son siempre el entramado más débil".

Por su parte, la presidenta de la Asociación para la Reinserción de Mujeres Prostituidas (APRAMP), Rocío Nieto, ha dicho a Efe estar de acuerdo con endurecer las penas para las conductas que alienten la prostitución, un término que ha dicho hay que sustituir por el de trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

Ha dicho que "hay que ir contra los prostituidores" e identificar a las mujeres como víctimas de trata para darles todos los mecanismos posibles que las permitan salir de las redes que las explotan y que las obligan a mantener hasta quince servicios al día.