Público
Público

La confianza de los consumidores toca suelo

La mayoría de los españoles (60,6%) considera que su situación económica familiar es peor que hace seis meses, y un 48,4% cree que empeorará en el próximo medio año.

AGENCIAS

La crisis lleva a la confianza de los consumidores a tocar suelo. El indicador de confianza del consumidor (ICC) que elabora el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) e desplomó en julio a un mínimo de la serie histórica en coherencia con la debilidad económica del país que se encuentra inmersa en un proceso de recesión.

El ICC de julio se situó en 37,6 puntos, 13 puntos por debajo del obtenido en el pasado mes de junio y más de 36 puntos inferior al obtenido en esta misma fecha en el pasado año 2011. Además, el ICC de este mes supone el punto más bajo de toda la serie, casi diez puntos por debajo del anterior mínimo (46,3) de julio de 2008. "Como es lógico, este importante descenso del Índice se debe tanto a una peor valoración de la situación actual como al descenso de las expectativas de los ciudadanos, pero son estas últimas las que ofrecen una evolución más negativa", dijo el CIS.

Por su parte, el índice de valoración de la situación actual se situó en el 24,3 con un descenso de 6,3 puntos respecto al pasado mes de junio y casi 28 puntos menos respecto al obtenido en julio de 2011. Además, el índice de expectativas, que ofrece una caída más acusada, alcanzó un 50,8 lo que supone un retroceso de 20 puntos respecto al mes anterior y una pérdida de 40 puntos en relación al dato de julio de 2011. Al igual que el ICC y el índice de situación actual, este dato del índice de expectativas supone un nuevo mínimo en toda la serie, casi diez puntos por debajo del obtenido en julio de 2008 (59,8).

De los encuestados por el CIS, la mayoría (60,6 %) considera que su situación económica familiar es peor que hace seis meses, en tanto que el 48,4 % cree que empeorará en el próximo semestre. El 47,8 % dice que llega justo a final de mes y el 18,8 % tiene dificultades para lograrlo, en tanto que la mayoría cree que sus posibilidades de ahorro seguirán disminuyendo en el próximo año. Las causas más señaladas por quienes aseguran que les va peor son la disminución de los ingresos familiares y el alza continuada de precios, y en menor medida, el paro que afecta a alguno de los miembros del hogar. Sin embargo, la percepción de que les irá peor en los próximos meses la achacan fundamentalmente a la política económica.

Sólo el 24,6% de los encuestados dice que en su entorno no hay ninguna persona desempleada, mientras que el 30,8% tiene una o dos personas cercanas en paro. El 85,4% cree que ha empeorado el mercado laboral y el 66,8% ve que dentro de seis meses las posibilidades de encontrar un trabajo serán aún peores.Teniendo en cuenta todos estos factores el 88,6% percibe que la economía española va peor y el 71,5% cree que aún empeorará más.

La mayoría piensa que en el próximo año la inflación y los tipos de interés subirán, y que la vivienda se abaratará porque la demanda está disminuyendo, lo que confirma el 95% de los encuestados al asegurar que la compra de una casa no está en sus planes a corto plazo.