Público
Público

Los controladores apoyan el arbitraje del conflicto

Tres mediadores decidirán si no hubiera acuerdo con Aena

SUSANA R. ARENES

Hoy será un día clave en la negociación del conflicto de los controladores, aún militarizados hasta el sábado. Queda sólo hasta mañana para que su sindicato mayoritario, Usca, y Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) intenten designar un árbitro o varios que decidirían por ellos si no logran ponerse de acuerdo antes del 31 de enero sobre el convenio colectivo, la raíz del polémico conflicto. De momento, las dos partes se abren a nombrar un trío de mediadores de modo que integren al que proponga Usca, al de Aena y a otro de consenso.

Hasta ahora sólo se había hablado de un árbitro, pero pueden ser más y necesariamente en número impar para que haya desempate si no hay unanimidad. El Ministerio de Fomento, del que depende Aena, está abierto a designar una terna arbitral. Y Usca ya ha dejado claro que no se dejará imponer un árbitro por Aena.

La fuerza del sindicato que preside Camilo Cela (sobrino del premio Nobel) dependía de los apoyos recabados ayer en las asambleas de trabajadores que debían ratificar la decisión de Usca de firmar el 23 de diciembre un preacuerdo con Aena para someterse al arbitraje si no se cierra el convenio. Un 85,4% del colectivo dio su visto bueno al preacuerdo, pese al 'malestar' con el Gobierno por el supuesto espionaje que, según El Mundo, efectuó el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) sobre algunos miembros del sindicato.

Usca había puesto toda la carne en el asador para que los controladores ratificaran su preacuerdo. Lo contrario habría supuesto una pérdida de credibilidad como representante ante sus 2.300 afiliados, el 97% del total de controladores, y, por ende, de su autoridad para negociar.

Antes de las asambleas de controladores, por la mañana, tuvo lugar la primera reu-nión del año en la enésima ronda de negociaciones sobre el convenio colectivo, caducado hace cinco años. No se habló de candidatos para el árbitro o árbitros, sino de la cuestión salarial, la más polémica, porque los controladores siguen cobrando sueldos estratosféricos de 200.000 euros al año de media.

El sindicato está tratando de arañar mejoras in extremis antes de ponerse a discutir sobre la posibilidad del arbitraje, que ya les puede dejar abocados a un laudo (decisión arbitral) de obligado cumplimiento si no hay acuerdo con Aena sobre el convenio. Ahora, Usca pide que las horas que excedan a partir de las 1.200 anuales tengan una mayor retribución, según fuentes de Aena, que no está dispuesta a pagar extras.

Por otro lado, la Fiscalía de Asturias archivó las diligencias abiertas contra los controladores del aeropuerto porque los vuelos no se suspendieron por la ausencia de técnicos sino por el cierre del espacio aéreo. Mientras, la Fiscalía de Málaga ha citado hoy a 11 controladores del aeropuerto malagueño.

Más noticias