Público
Público

Los cristianos de base critican la romería de Rouco

El arzobispo espera para este domingo una concentración "histórica" a favor de la familia tradicional

VANESSA PI/ DANIEL AYLLÓN

En la familia de la Iglesia no todos los hermanos se llevan bien. Tras una legislatura tensa con el Gobierno, que incluso ha llevado a la organización a temer por su solvencia económica, la jerarquía católica cierra el año con un acto en la plaza de Colón de Madrid que se prevé multitudinario. El objetivo: hacer gala de que la familia de los cristianos permanece unida.

No lo consideran así los cristianos de base, que interpretan el acto que ha convocado el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, como una forma de evadir sus miedos. “Piensan que la familia está amenazada de muerte con las nuevas leyes del Gobierno socialista”, dice en su web el grupo Redes Cristianas.

“Tienen miedo a que la libertad les haga perder su poder”, criticó ayer el portavoz cristiano del Movimiento por el Celibato Opcional, Andrés Muñoz. En los últimos dos años, la jerarquía católica “ha descubierto la objeción de conciencia y las manifestaciones como armas de presión y se ha aferrado a ellas”, aseguró.

Presencia de Benedicto XVI

El acto comenzará a las 11 horas con la proyección de dos videos del Papa Juan Pablo II y contará con testimonios sobre la familia. Y es que la jerarquía de la Iglesia considera que la familia cristiana no pasa por buenos momentos en España.

El promotor de la iniciativa, Rouco Varela, arremetió ayer, en una entrevista en la Cadena Cope, contra leyes como la que permite el matrimonio entre homosexuales. Gracias a esta medida, las calles de Madrid se llenaron en 2006 de alzacuellos y sotanas manifestándose por algo que consideran contranatura.Durante la última legislatura –y con apoyos eventuales del Partido Popular– se han multiplicado las concentraciones públicas en defensa del modelo tradicional cristiano.

“Pero este tipo de actos deberían de realizarse en las iglesias y no son necesarios estos montajes”,  criticó Muñoz. “Me gustaría ver cómo reaccionarían si hubiese una concentración musulmana”.
Al mensaje fatalista de Rouco Varela se han sumado otras perlas apocalípticas de miembros de la jerarquía.

“La familia está amenazada”, “la situación es dramática” son algunas de las frases fatalistas que varios obispos y cardenales han utilizado para definir la situación. El mensaje del obispo de Palencia, José Ignacio Munilla, incluso ha sido más apocalíptico, al afirmar en una página web que “el seno materno es el lugar de máximo riesgo para la vida humana”.

Despliegue de seguridad

El arzobispado de Madrid calcula que un millón de personas de toda España acudirá a la concentración. 82 agentes de la Policía Municipal, 18 de Movilidad y 55 sanitarios de SAMUR velarán por la seguridad de los asistentes, según informó ayer el Ayuntamiento de Madrid.

A mediodía la organización  del acto religioso tiene previsto retransmitir en directo el mensaje del papa Benedicto XVI. Después, comenzará la Celebración de la Palabra. Rouco Varela oficiará una homilía y se hará una procesión con la Virgen de la Almudena.

De este modo, la Iglesia levantará una voz que llevaba silenciada varios días, tras negarse a valorar la justificación de la pederastia del obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez.