Público
Público

Denuncian la agresión a periodistas por parte de la policía egipcia

EFE

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) denunció ayer que al menos diez periodistas que cubrían las protestas en El Cairo contra el régimen del presidente, Hosni Mubarak, fueron agredidos por la policía egipcia mientras que otros fueron detenidos.

"Pedimos a El Cairo que ponga fin inmediatamente a todas las formas de violencia en contra de los medios de comunicación, que libere a todos los periodistas detenidos y levante la censura sobre los medios digitales", dijo en un comunicado el coordinador del CPJ para Oriente Próximo y el norte de África, Mohamed Abdel Dayem.

Según la organización, desde que el martes empezaran las protestas en la capital egipcia, "tanto policías uniformados y vestidos de paisano" han agredido a miembros de la prensa.

Egipto vive desde el martes tensos enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, después de que miles de ciudadanos se lanzaran a la calle para exigir reformas políticas a Mubarak, en el poder desde 1981.

Este miércoles un manifestante y un policía murieron en los enfrentamientos registrados en un céntrico barrio de El Cairo.

Periodistas "de medios locales e internacionales" han sido "el objetivo de las agresiones y detenciones durante las manifestaciones", aseguró el CPJ, que detalló que entre los miembros de la prensa internacional agredidos se encuentran un corresponsal de la televisión qatarí Al Jazeera y uno del diario británico The Guardian, que también fue detenido y luego puesto en libertad.

"Empecé a correr, pero cuatro policías me agarraron del pelo y me golpearon en la cara y en la espalda", explicó al CPJ en conversación telefónica Lina Attalah, editora de la edición en inglés del diario Al-Masry al-Youm.

Además, el comité denunció que "las autoridades han cerrado las webs de dos diarios independientes y numerosos portales de redes sociales".

Se trata de las páginas web de los diarios Al-Dustour y El-Badil, así como del acceso a las redes Twitter y Facebook, y el portal para compartir vídeos Bambuser.

"Es un intento por silenciar la información y detener el uso de las redes sociales e imposibilitar, así, la comunicación de quienes piden la democracia", dijo en el mismo comunicado el director de la Red Arabe por la Información sobre Derechos Humanos, Gamal Eid.