Estás leyendo: Desmontando a Mourinho

Público
Público

Desmontando a Mourinho

Los argumentos que usa el entrenador del Real Madrid en cada rueda de prensa son un calco de los que usaba con sus anteriores equipos

DANIEL DEL PINO

El calendario, los árbitros, la prensa. Son los temas recurrentes de Jose Mourinho en cada rueda de prensa desde que es entrenador del Real Madrid. Ayer, en la previa del partido contra el Málaga, llamó hipócrita al periodista de Público Ladislao Moñino por preguntarle si no cree que todos estos argumentos no son más excusas, dado que el Real Madrid estaba a siete puntos del Barcelona (hoy a diez) y no acaba de despegar.

Mourinho contestó atacando, no sólo a Moñino, sino que se refirió a Pellegrini, al Málaga y al presidente de Mediapro, Jaume Roures, como supuesto responsable de que el calendario de su equipo sea menos favorable que el del Barcelona. 

La prensa se pregunta hoy cómo es posible que un entrenador con tantos títulos a sus espaldas pierda los papeles de esta manera. Quizá sea una pregunta equivocada. El mismo Mourinho lo dice: "Yo soy así". Es cierto, siempre lo ha sido. Sus pasos por el Chelsea y el Inter son muestra de ello.

Pero hay una diferencia notable. Allí, en Inglaterra e Italia, era líder y ganaba casi todo. Aquí, en España, ni es líder, ni ha ganado nada de momento. Este tipo de quejas, cuando uno está arriba de la clasificación, quizá se pueden aceptar. Pero cuando no se es líder, no dejan de sonar a excusa, incluso para los más hinchas del Real Madrid.

Mourinho acabó pidiendo disculpas hasta en cuatro ocasiones a Moñino, tres en público y una en privado, por sus palabras. Un gesto que le honra, pero que se podría haber evitado.

"Llevo aquí seis o siete meses, así que aún soy nuevo, aún hay algunas cosas que no entiendo bien y, como tenemos una buena relación, quizá podéis ayudarme y explicármelo. Una de las cosas que aún no entiendo es quién controla los partidos en televisión y quién decide qué partido va el sábado, el domingo, el lunes [...] Aún no lo entiendo porque siempre es el mismo equipo el que tiene el calendario más difícil. Alguien dirige, alguien controla y alguien nos está dando a nosotros el calendario más difícil".

No se trata de la rueda de prensa de ayer. Es Jose Mourinho en 2004, durante su primera temporada en el Chelsea. Como ahora, el técnico portugués se quejaba de que sus jugadores no tuvieran el mismo tiempo para descansar que los de otros equipos "con los mismos objetivos" y culpaba a una mano extraña de favorecer a Arsenal y Manchester United con la elección del calendario.

En aquella rueda de prensa, un periodista le sugirió hablar con la Federación y él contestó que había hablado con el club, pero que nadie le daba una respuesta. Después vino una pregunta corriente: "¿Cree que su equipo es el único que tiene estos problemas?" El técnico respondió: "Sí que lo creo".



Unas cuantas temporadas después y con muchos títulos en la maleta, Mourinho aterrizaba en Milán y repetía exactamente el mismo guión. En su segunda temporada, antes de un partido contra el Nápoles, el entrenador portugués decía lo siguiente en rueda de prensa:

"El equipo está un poquito cansado, no es un problema, no es una novedad y tampoco es un drama. Nuestros adversarios han tenido tiempo para prepararse muy bien. La motivación de jugar contra el Inter es la motivación lógica de un grupo de profesionales. Para algún entrenador que no ha ganado si quiera la Copa Lombardía o la Copa Toscana en su vida, conseguir un resultado bueno contra Mourinho se convierte en la cosa más importante de su carrera...".

Mourinho ya había tenido alguna que otra palabra sobre el entrenador del Nápoles [Walter Mazzarri] con anterioridad. El presidente, Aurelio de Laurentiis, dijo que nunca contrataría a Mourinho para su equipo. Y el técnico, lejos de evitar la polemica, contestó: "No tiene dinero suficiente".

En su primera temporada en el Inter, Mourinho también veía una mano negra en el colectivo arbitral. Los entrenadores de la Roma y el Milán se quejaban de supuestos favores arbitrales a su equipo, y el entrenador contestó a los periodistas así:

"Esto es prostitución intelectual [...] No se ha hablado de una Juve que ha ganado tantos puntos, tantos puntos con errores arbitrales. Cuando se dice que Ranieri y Spalleti están el uno al lado del otro, yo quiero decir que estoy con Zenga, con Prandelli, con Delneri. Porque los tres han perdido tres puntos con la Juve. Y estoy también con Marino y de Novelino porque los próximos fines de semana es mejor no jugar. Yo si soy ellos no jugaría. Sacaría a los reservas porque quién sabe, una tarjeta [...] Incluso a lo mejor para nosotros también es mejor no jugar mañana. Está por llegar el verdadero escándalo [...] Cuando se habla del penalti a Ballotelli con la Roma es una manipulación intelectual".


En la misma temporada en la que Mourinho se quejaba del calendario al frente del Chelsea, el entrenador tuvo bastantes encontronazos con la prensa. En febrero de 2005, a la pregunta "¿si pierde el próximo partido cree que se habrá acabado su luna de miel?", contestó: "¿Qué luna de miel? La luna de miel para mí son 20 años con mi mujer, no hay otras lunas de miel. Y para ser justos. Cuando el club no esté contento conmigo, me voy al día siguiente [...] No intentes meterme presión porque no estoy bajo ninguna presión [...]  Si yo no estoy contento con el club, adiós".

En el Inter, la decisión de no presentarse en rueda de prensa y mandar a su segundo, Giuseppe Baresi, también tuvo mucha polémica, como ha ocurrido recientemente con Karanka en el Real Madrid.

Los periodistas se preguntaban por qué el entrenador no asistía a algunas ruedas de prensa y él contestaba esto: "Llevo estudiando tres o cuatro horas al día italiano desde que llegué para poder hablar con la prensa, con los aficionados ¿Os parece una falta de respeto? ¿Baresi no puede representar al Inter? El que tiene que decir esto es Moratti. Si el presidente dice esto, yo prometo que estaré en todas las ruedas de prensa [...] Si no lo entiendes bien, te puedo hacer un dibujo".

En otra rueda de prensa con el equipo neroazzurro, hablaba de su visión del periodismo: "Yo tengo una vida para gente sin miedo, para gente que trabaja. No tengo tiempo para gente que escribe sobre el trabajo de los otros".