Público
Público

Detenido un hombre en Mallorca por secuestrar y maltratar a su pareja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Funcionarios del Grupo de Atracos del Cuerpo Nacional de Policía en Palma han detenido en la localidad de Porto Colom (Mallorca), al ciudadano inglés Anthony C. por un delito de detención ilegal y malos tratos sobre una mujer polaca, según ha informado hoy el cuerpo de seguridad en un comunicado.

La investigación comenzó el pasado 27 de febrero, cuando el agregado de Interior en Polonia remitió a la Jefatura Provincial de Baleares una denuncia que había realizado una mujer en una Comisaría Provincial de Polonia, en la que manifestaba que su hija Kamila, de 24 años y residente en la localidad de Porto Colom, en Felanitx (Mallorca), junto a su hijo de menos de un año, estaría retenida contra su voluntad.

La denuncia indicaba que la joven era víctima de malos tratos y amenazas por parte de su actual pareja sentimental, Anthony C., de 31 años, con pasaporte británico, hijo de padre italiano y madre árabe y nacido en Alemania.

La mujer indicaba en la denuncia que su hija era víctima de malos tratos desde el principio de su relación.

Dada la gravedad de la denuncia, agentes del Grupo de Atracos de esta Jefatura Superior de Policía, establecieron un dispositivo con el objeto de localizar a la víctima y con el objetivo de refrendar la información recibida.

Una vez localizada la vivienda donde residían la víctima y su pareja, los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia con la intención de interceptar al acusado, mientras otro equipo intentaba ponerse en contacto con la joven.

Según el Cuerpo Nacional de Policía, la mujer relató a los agentes la situación en la que se encontraba y narró lo vivido durante su cautiverio, incluido el nacimiento de un hijo de menos de un año.

La Policía ha confirmado que el menor, de casi un año de edad, no ha sido inscrito en el Registro Civil, al parecer porque el detenido se lo impedía a la madre para evitar que pudiese salir del país.

Según su propio relato, la víctima estaba permanente vigilada y sólo podía salir a la calle "a comprar el pan".