Público
Público

Dubai asusta a las bolsas mundiales con una nueva crisis

Temor a que no pueda hacer frente a su elevada deuda, generada por su burbuja inmobiliaria

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si algo hubo que agradecer en el Día de Acción de Gracias estadounidense celebrado ayer fue que Wall Street permaneciese cerrado. Si el guía de los mercados mundiales se hubiese contagiado del virus nacido esta semana en Dubai, que ha vuelto a constipar al sistema financiero, las consecuencias podrían haber sido aún mayores.

Y ya fueron preocupantes: las bolsas del mundo teñidas de rojo, con la peor caída en siete meses en los parqués europeos; bancos centrales como el suizo operando para que no se dispare su moneda; subida del dólar, indicativa de la búsqueda de valores refugio ante un posible periodo de incertidumbre, y la consecuente caída del petróleo y el oro.

El foco de la gripe ha nacido esta vez en Dubai, uno de los siete Emiratos Árabes Unidos, el que menos riqueza petrolífera tiene (no debe ni el 5% de su PIB al oro negro). Un experimento de capitalismo y sobreexplotación inmobiliaria en medio del desierto, un invento megalómano de rascacielos, islas artificiales y culto al lujo. La fórmula: crecer a base de deuda. Como la burbuja inmobiliaria española pero con más glamour.

Bancos europeos podrían tener una exposición de 26.700 millones

El anuncio esta semana del holding empresarial estatal Dubai World de su intención de renegociar el pago de su deuda y lograr una moratoria de seis meses pareció pillar al mundo con el pie cambiado. Otra vez. La moratoria incluiría el impago de los 4.000 millones de dólares que debe amortizar el 14 de diciembre Nakheel, filial inmobiliaria de Dubai World. El holding ha encargado a Deloitte que estudie la reestructuración de su pasivo.

Que Dubai tiene una deuda de 80.000 millones de dólares (53.000 millones de euros), se sabía. Que la inmensa mayoría se corresponde con los proyectos faraónicos de Dubai World, también. Sin embargo, que el emirato vecino Abu Dhabi, que tiene un 8% de las reservas mundiales de petróleo, iba a mirar para otro lado cuando Dubai tuviese problemas, no era algo esperado.

¿Es que falta liquidez en los países productores de petróleo? ¿Qué va a ocurrir entonces con sus inversiones en grandes bancos internacionales? ¿Desharán sus posiciones arrastrando a la baja los valores? El miedo es libre y los mercados no están para sustos. Los países emergentes se han convertido en uno de los grandes financiadores del mundo y si sus fondos soberanos empiezan a suspender proyectos emblemáticos significa que sus posibilidades de financiación son limitadas.

La falta de apoyo de Abu Dhabi pilla por sorpresa al mundo financiero

El primer temor está en los balances de las entidades financieras occidentales, que en su empeño de diversificación de las inversiones, azuzada por la globalización, se han visto pillados en todos los agujeros que ha destapado la crisis, desde la quiebra de Lehman Brothers a la estafa de Bernard L. Madoff.

También tienen huevos en la cesta de Dubai. Los analistas de Credit Suisse calcularon ayer que los bancos europeos pueden tener una exposición a la deuda de entidades del emirato de 40.000 millones de dólares (26.700 millones de euros), incluida Dubai World, informa Efe. Y añadieron que podrían afrontar en 2010 un aumento del 5% de sus dotaciones por insolvencias crediticias (5.000 millones de euros) si perdieran un 50% de su exposición en Dubai.

En el último préstamo a Dubai World, por 5.500 millones de dólares, intervinieron HSBC, RBS, Lloyds, ING y Credit Agricole, entre otros. También habrían financiado al emirato Barclays, Citigroup y Deutsche Bank.

Más noticias en Política y Sociedad