Público
Público

Durant fue todo inspiración, e Ibaka, la perfección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los Thunder de Oklahoma City lograron el gran objetivo de empatar (2-2) la serie de las finales de la Conferencia Oeste de la NBA y lo lograron gracias a la inspiración encestadora del alero Kevin Durant y de la perfección de ala-pívot hispano-congoleño Serge Ibaka.

"No busqué el protagonismo porque todo el equipo lo hacía bien, pasamos el balón y tiramos a canasta, pero cuando me dieron buenos pases me sentí seguro de responder de la misma manera", declaró Durant, que anotó 36 puntos, incluidos 28 en la segunda parte y 18 en el cuarto periodo, además de aportar 8 asistencias y 6 rebotes.

Los jugadores de los Spurs y el entrenador del equipo tejano, Gregg Popovich, reconocieron que hicieron todo lo posible y más por intentar controlar a Durant, pero al final el máximo encestador de la liga consiguió canastas increíbles.

"Cuando un jugador que tiene talento encuentra su mejor inspiración en el ataque es muy duro y difícil poder contenerlo", declaró el escolta argentino Manu Ginóbili. "Intentamos varias opciones que pudiesen cortar sus aciertos, pero nada resultó".

"Llegamos a controlar a Durant y Westbrook", comentó Popovich, "pero los hombres altos de los Thunder nos hicieron mucho daño porque también estuvieron brillantes en el juego de ataque".

El control y la madurez que Durant mostró en los momentos decisivos también ayudó a que los Thunder consiguiesen la victoria.

"Trato siempre de estar calmado y concentrado en estas situaciones de presión y hacer las jugadas correctas", explicó Durant. Me dejo guiar por mis instintos y todo sale bien".

Tan bien que si los Spurs no ganan el quinto partido cuando ambos equipos se vuelvan a enfrentar el próximo lunes, entonces los Thunder tendrían la gran oportunidad de lograr su pase por primera vez a las Finales de la NBA,

Además se convertirían en el quinto equipo en la historia de la NBA que superan una desventaja de 0-2 en la serie al mejor de siete y el octavo desde la temporada del 2004.

"La clave de nuestros triunfos es que salimos al campo a jugar como lo hacemos durante la temporada regular, luchando por cada posesión y estar unidos como sucedió en los dos últimos partidos, sin que nos preocupase el marcador", destacó Durant. "Debemos seguir creyendo en nosotros y todo irá bien".

Eso fue lo que sucedió con Ibaka, el jugador internacional de la selección de España, que acertó siempre en los tiros que hizo a canasta y concluyó el partido perfecto con 26 puntos (11-11, 0-0, 4-4), sólo superado por Larry McNeill, de los Kings, en 1975, contra los Bulls de Chicago, lo hizo mejor que Ibaka al conseguir 12 de 12 tiros de campo.

"Todo el equipo jugó un gran partido", declaró Ibaka. "Tuve una buena selección en los tiros, mi colación bajo los aros fue ideal y ahí estuvieron las claves de mis aciertos", declaró Ibaka. "Logramos el objetivo de empatar la eliminatoria y ahora la presión vuelve a estar del lado de los Spurs para el quinto partido".

Ibaka es consciente que la defensa de los Spurs no le volverá a dar las mismas facilidades que recibió en el cuarto partido cuando Durant fue el gran objetivo a marcar.

"Volveré a estar centrado sobre el juego defensivo y si como sucedió en el cuarto tengo la oportunidad de intentar tiros a canasta los haré sin ningún problema", señaló Ibaka. "Hemos recuperado la condición de equipo ganador y eso nos ayudará de cara a lo que falta de la serie".

Ibaka, al igual que Durant, reconoció que la clave del triunfo de los Thunder estuvo una vez más en la confianza y apoyo de equipo que lograron durante todo el partido, a pesar que el base Russell Westbrook se quedó con sólo siete puntos.