Público
Público

La economía española mejora, aunque sigue en recesión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Manuel María Ruiz

El Producto Interior Bruto (PIB) de España remontó ocho décimas en el tercer trimestre del año frente al trimestre anterior, pero la economía continúa en recesión al permanecer en contracción por sexto trimestre consecutivo, dijo el miércoles el INE.

La contribución positiva del sector exterior y una aportación menos negativa del consumo privado sacaron al PIB de sus niveles más bajos de varias décadas.

Según el INE, el PIB cayó en el tercer trimestre un 0,3 por ciento intertrimestral frente al -1,1 por ciento del segundo trimestre. En términos interanuales, el PIB se contrajo un 4,0 por ciento entre los meses de julio y septiembre de 2009 frente a un descenso del 4,2 por ciento en el trimestre anterior.

"En el conjunto del área del euro, estamos viendo un aumento del PIB, pero España sigue en recesión, aunque esto no es ninguna sorpresa ya que España tiene los problemas propios del sector de la construcción", dijo Ralph Solveen, de Commerzbank.

Tanto la tasa intertrimestral como la interanual se atuvieron al dato preliminar anunciado recientemente por la oficina de estadística. De hecho, la tasa intertrimestral es la más baja desde que comenzara la contracción en el segundo trimestre de 2008.

La previsión del gobierno español apuntan a una contracción para el conjunto de este año del 3,6 por ciento.

"El perfil del PIB responde a lo esperado. La construcción tiene que pasar su proceso natural de ajuste y lo realmente preocupante es que la inversión en bienes de equipo sigue muy floja. El consumo seguirá reflejando la debilidad del mercado laboral", dijo Diego Fernández, economista de BNP Paribas Fortis.

En el tercer trimestre del año, la tasa interanual de los bienes de equipo bajó un 24,3 por ciento frente a una contracción del 28,9 por ciento en el trimestre anterior.

Con excepción de la inversión pública, que creció un 4,9 por ciento interanual en el tercer trimestre, la única contribución positiva vino del sector exterior, que aportó un crecimiento del 2,5 por ciento al PIB doméstico.

Esta evolución fue coherente con el pronóstico de no pocos expertos privados y del propio Gobierno, que ha sostenido que el crecimiento doméstico vendría de la demanda exterior.

En este sentido se expresó el martes el Secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, cuando dijo que la recuperación vendría de la mano del sector exterior.

Ocaña, quien pronosticó una cifra de crecimiento intertrimestral también negativa para el cuarto trimestre, añadió que el próximo año ya veríamos tasas positivas.

"A medida que la economía mundial continúa su recuperación, España también se moverá hacia la salida de la recesión, aunque habrá un amplio periodo antes de que veamos a la economía española crecer nuevamente a los niveles precrisis", en opinión de Nick Matthews, de RBS.

"España ha estado excesivamente confiada en el sector de construcción durante mucho tiempo y esto continuará gravitando en su economía", añadió Matthews.

La tasa interanual del sector de la construcción cayó en el tercer trimestre un 11,5 por ciento frente al -11,8 por ciento del trimestre anterior.

Según analistas, las ayudas implementadas por el Gobierno al sector del automóvil ha sido el factor determinante para rebajar el tono negativo del consumo entre los meses de julio y septiembre, cuya tasa interanual avanzó hasta el -5,1 por ciento frente al -6,0 por ciento del trimestre anterior.

"Cuando miramos a los distintos países, vemos que las medidas de estímulo están presentes, especialmente en el sector del automóvil, donde las ayudas llegaron a principios de año en la industria alemana y francesa. En España ha empezado a notarse, pero con algo más de retraso", agregó Matthews.

Más noticias en Política y Sociedad