Público
Público

ENFOQUE-Dos nuevas vacunas ofrecen esperanza a niños de Ghana

Reuters

Por Kate Kelland

Cuando Odei Antwi-Agyei tuvo oportunidadde introducir vacunas para evitar que niños en Ghana mueran dediarrea o para impedir que fallezcan de neumonía, hizo lo queningún otro jefe de inmunización africano había hecho antes:optó por ambas al mismo tiempo.

La logística para implementar un plan como éste es enorme,incluso en un país relativamente pequeño de 24 millones dehabitantes.

Sólo mantener refrigeradas las vacunas es difícil en unanación tropical donde las temperaturas promedio durante el díapermanecen en 30 grados Celsius y los suministros de energía noson confiables en los sectores rurales.

Además se necesitan programas de capacitación para decenasde miles de trabajadores de salud, campañas para generarconciencia pública y alcanzar aldeas remotas, y se tienen queactualizar y emitir nuevamente millones de tarjetas con losantecedentes sanitarios de los niños.

Pero como el gerente del Programa de Expansión deInmunización de Ghana encara altas tasas de mortalidad infantil,Antwi-Agyei afirma que no hay tiempo para el pesimismo.

"Vemos nuestros índices de mortalidad y vemos que algunas delas mayores causas de muerte se producen por falta de vacunaspara enfermedades que pueden prevenirse. La neumonía y ladiarrea están matando a nuestros niños", explicó.

"Esto pide que se tomen medidas excepcionales. Lo que sehace normalmente no es suficiente. Tenemos que hacer las cosasde forma distinta", manifestó.

En el 2008, el último año para el cual existe informacióncompleta disponible, más de 54.000 niños ghaneses murieron antesde haber cumplido 5 años. Funcionarios de salud pública afirmanque el 20 por ciento de aquellas muertes se debieron a neumoníay diarrea.

De modo que este año, desde esta semana, Ghana vacunará alos primeros bebés en una nueva campaña contra el rotavirus -queprovoca diarrea severa- y la enfermedad neumocócica, que causaneumonía, meningitis y sepsis.

Las vacunas -dosis orales contra el rotavirus desarrolladaspor GlaxoSmithKline (GSK) y Merck, y dosis contra la enfermedadneumocócica elaboradas por GSK y Pfizer- son financiadas enparte por la Alianza Global para Vacunas e Inmunización (GAVI).

GAVI es una entidad respaldada por donantes de todo el mundoque promueve programas de vacunación para los países más pobres,que no pueden pagar los precios contemplados para las nacionesricas e industrializadas.

EL DOLOR DE PERDER A "UN NIÑO HERMOSO"

Emma Agbesi pagó el precio más alto de todos con su hijo. Elsegundo hijo de la mujer de 25 años -un "bebé gordo y hermoso"como ella lo describe- murió hace dos años luego de perder subatalla contra una neumonía que afectó a sus dos pulmones.

Isaac tenía cinco meses cuando enfermó. "Tenía fiebre y nopodía respirar bien. Hacía mucho ruido cuando respiraba, y larespiración era rápida y muy corta", recuerda.

Cuando la temperatura de Isaac subió y el estado de suspulmones empeoró, el personal de un centro de salud local ledijo a su madre que lo llevara a un hospital, a una distancia de45 minutos en auto en el distrito donde ella vive.

Los médicos en el hospital hicieron lo posible, pero erademasiado tarde, dijo Agbesi. "Cuando él murió fue muy doloroso.El dolor es terrible. Era un niño hermoso", declaró.

En el Hospital de Niños Princesa María Luisa en Accra, losmédicos dicen que las historias desgarradoras son frecuentes.

"El mes pasado en nuestra sala de emergencias, un 75 porciento de las muertes se debió a enfermedades vinculadas a ladiarrea y a infecciones respiratorias como la neumonía", dijoEric Sifah, superintendente médico en el hospital de 74 camas."En un mes podíamos tener 30 muertes por diarrea y al menos unadiaria por neumonía", afirmó.

Quedan entonces pocas dudas respecto a por qué Antwi-Agyei no estaba preparado para elegir entre una vacuna o la otra.

AMBICIONES, CÁLCULOS

Seth Berkley, presidente ejecutivo de GAVI, quien está devisita en Ghana para el lanzamiento de la nueva campaña devacunación, está impresionado y un poco preocupado por ladecisión de Antwi-Agyei.

"La introducción de una sola vacuna implica una inmensacarga de trabajo para la planificación financiera, elentrenamiento médico y la actualización de un complejo sistemalogístico", manifestó.

"Con un doble lanzamiento, los funcionarios de salud deGhana están bajo una doble presión", indicó.

Sin embargo, destaca que las ambiciones de las autoridadessanitarias de Ghana también están basadas en estimacionesjuiciosas.

El rotavirus, una enfermedad que causa gastroenteritis -unainflamación del estómago y los intestinos- puede provocar unadeshidratación severa y la muerte en los niños más vulnerables alas infecciones, aquellos de entre seis meses y 2 años.

Tratar la diarrea por rotavirus en los niños de Ghana cuestaun estimado de 3,2 millones de dólares al año, pero un estudioreciente encontró que administrar vacunas contra el rotavirus aniños menores de 5 años sería altamente efectivo en relación alcosto y ahorraría al país 1,7 millones de dólares en gastos deatención, además de salvar 1.554 vidas infantiles al año.

BENEFICIOS A LARGO PLAZO

Aunque los beneficios inmediatos de vacunar a niños contraestas enfermedades son claros en términos de las vidas quepodrían salvarse y al control de la dolencia, Ghana tambiénbusca progresos a largo plazo. La evidencia sugiere que el valorde las vacunas va más allá de los beneficios en salud.

Niños más saludables tienen muchas más posibilidades deasistir a la escuela regularmente, y estudios demuestran quetambién aprenden de forma más efectiva.

También es probable que sean más productivos económicamente.Expertos dicen que un año más de expectativa de vida incrementala productividad laboral en cerca de un 4 por ciento.

Orin Levine, director del Centro Internacional de Acceso aVacunas (IVAC, por sus siglas en inglés) de la Escuela de SaludPública de Johns Hopkins en Estados Unidos, no duda de que ladiarrea y la neumonía son las enfermedades más importantes queGhana debe controlar para reducir la mortalidad infantil y diceque ve enormes beneficios económicos y sociales a cambio.

"Estimamos que si ellos elevan la cobertura de vacunascontra la diarrea y la neumonía en esta década, evitarán más de14.000 muertes de niños y 1,4 millones de casos de meningitis,neumonía y diarrea", afirmó a Reuters.

Y aquellas muertes evitadas, además de la reducción de loscostosos tratamientos para las enfermedades, son beneficios queel IVAC estima en 320 millones de dólares de ahorro en totalpara el 2020.

"El mejor recurso de Ghana para su futuro es su gente. Asíque lograr que estén más saludables, mejor educados y sean másproductivos es la forma más segura para que Ghana se desarrolley sea más exitoso", aseveró Levine.

Visto a nivel individual, un estudio encabezado por GAVIhalló que menores índices de mortalidad ocasionados porexhaustivas campañas de inmunización pueden llevar a unincremento de entre el 12,4 y el 18 por ciento en el ingresofuturo anual para los adultos.

¿UN FUTURO LÍDER?

Para madres como Abigail Kokote, eso haría una grandiferencia. Ella trabaja en el supermercado de su pueblo natalAyikuma, en el distrito de Dodowe, cerca de Accra, y sabe quecuando sus hijos se enferman no puede ir al trabajo, lo que ledificulta obtener las medicinas que necesita.

Jonathan, su bebé de 10 semanas, es uno de los primeros delpaís en estar totalmente inmunizado contra el neumococo y elrotavirus, lo que se sumó a la pentavalente de rutina y lasdosis contra la polio y la fiebre amarilla, que ya estánincluidas en el programa de vacunación infantil de Ghana.

"Ahora sé que va a crecer fuerte y grande. Va a tener buenasalud y va a aprender bien en la escuela. Quizás se hagapolítico, quizás sea un futuro líder", dice entre

Más noticias