Público
Público

España dispondrá de 60.000 cordones umbilicales en 2015, el doble de la cifra actual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las unidades de sangre de cordón umbilical almacenadas en España deberán casi duplicarse en los próximos ocho años -de 29.000 a 60.000-, un cálculo basado en la eficiencia y equidad para trasplantar al mayor número posible de pacientes con unidades que tengan la mayor compatibilidad y calidad posible.

Así lo recoge el Plan Nacional de Sangre de Cordón Umbilical, cuyo texto acaba de aprobar la Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial de Salud y al que ha tenido acceso la Agencia EFE.

La elaboración del texto, afirma en una entrevista con EFE el presidente de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, ha sido "un proceso bastante largo", porque tenía que ser "muy consensuado".

La sangre del cordón umbilical (SCU) contiene células madre, especializadas en la renovación de las células sanguíneas, que pueden ser beneficiosas si se trasplantan a otros pacientes cuya médula ósea está enferma.

Está indicado en personas con enfermedades hematológicas malignas y no malignas y algunas patologías genéticas (inmunodeficiencias y enfermedades metabólicas).

Hasta la fecha se han realizado en el país más de 500 trasplantes de sangre de cordón umbilical.

Al acabar 2007, había en los bancos públicos españoles 28.801 unidades, repartidas de la siguiente forma:

- Banco de Cordón de Barcelona: 7.715 (78 de ellos correspondientes a la Comunidad de Baleares y 85 a la Comunidad de Aragón)

- Banco de Cordón (Málaga): 8.686

- Banco de Cordón (Madrid): 4.805

- Banco de Cordón (Galicia): 4.879

- Banco de Cordón-Comunidad Valenciana: 2.271

- Banco de Cordón-Hospital Universitario de Tenerife: 445

Para mantener la progresión estimada en el mundo -pasar de los 300.000 actuales a 500.000 en cinco años-, España debería llegar a 50.000 unidades de calidad, a las que se sumarían 10.000 de menor calidad guardadas en los bancos, señala el Plan Nacional.

(España es el segundo país del mundo, después de EEUU, en número absoluto de unidades almacenadas).

En todo caso, la decisión del número de SCU adecuadas dependerá de factores médicos (probabilidades de compatibilidad y resultados de trasplantes), económicos (costes de almacenamiento y recogida) y políticos (necesidad de llegar a un acuerdo entre las CCAA).

Matesanz se mostró optimista respecto a la evolución prevista: "el ritmo de incorporación de unidades se ha cumplido este año y espero que en los próximos años aumentemos más todavía".

Uno de los motivos de este crecimiento, apuntó Matesanz, es que, a diferencia de lo que ocurre ahora, ya no se tendrán que sustituir unidades que fueron almacenadas en los primeros tiempos, cuando se exigían menos requisitos que actualmente.

Además, dijo, se han firmado bastantes acuerdos entre bancos públicos y comunidades autónomas que carecen de ellos para posibilitar la donación en estas regiones, señaló.

El de Barcelona ha firmado con Extremadura, Aragón y Baleares, el de Andalucía con Castilla-La Mancha y el de Madrid con Castilla y León.

"Las comunidades se están organizando para que se pueda donar en todos los sitios", aseguró.

"La donación se debe entender como una prueba de generosidad pero también en parte como un derecho", señaló el presidente de la ONT.

"No tiene sentido, o quizás es muy complicado que se done en todas las maternidades pero sí al menos que en cada provincia o comunidad exista una maternidad donde se pueda donar en cada momento".

Los trasplantes de progenitores hematopoyéticos (TPH) comenzaron hace 50 años, y hoy en día se realizan en España alrededor de 2.000 anuales.

En la actualidad sólo el 30 por ciento de los pacientes que requieren un trasplante de progenitores hematopoyéticos disponen de un donante familiar compatible.

En el resto se requiere la localización de un donante no emparentado, lo que sucede tan sólo en el 40-50 por ciento de los casos, llegándose a efectuar el trasplante en menos de la mitad de ellos.

Para ello, a través del Registro Español de Donantes de Médula Ósea, se inicia la búsqueda de un donante a nivel internacional a través de una consulta al BMDW (Bone Marrow Donors Worldwide, integrado por 54 registros de donantes progenitores procedentes de 39 países y de 38 bancos de cordón de 21 países).