Público
Público

España seguirá en recesión en 2013

El FMI revisa sus previsiones sin contar con el efecto del 'recortazo'. La economía caerá un 0,6%. Déficit y deuda aumentan considerablemente y hacen complicado cumplir con las promesas a Bruselas

PÚBLICO/AGENCIAS

España seguirá sumida en la recesión en 2013 y su economía caerá un 0,6% según anunció este lunes el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha presentado un informe -Perspectivas Económicas Globales (PDF-Inglés)- en el que ha revisado las proyecciones de crecimiento mundial teniendo en cuenta la inestabilidad de la economía, sobre todo en la zona euro.

La previsión para España es muy mala ya que el FMI había pronosticado en abril un crecimiento económico mínimo del 0,1% para el año que viene. Sus cálculos ahora dicen que el Producto Interior Bruto (PIB) de España caerá un 0,6% y esto sin contar con las consecuencias recesivas que tendrá el nuevo paquete de recortes de 65.000 millones de euros aprobado la pasada semana por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Sí mejora sensiblemente la proyección de caída del PIB para este año que según el FMI, en lugar del -1,8% pronosticado, será de un -1,5%.

La publicación del informe se produce en un día en el que la bolsa y la prima de riesgo siguen con la tendencia negativa de la última semana y a 24 horas de la subasta de deuda a corto plazo programada por el Tesoro.

Una situación que no sirve de alivio teniendo en cuenta que el mismo informe insiste en que España no cumplirá los objetivos de déficit impuestos por Bruselas y que la deuda pública seguirá aumentando por culpa de la recesión y de la inestabilidad de la deuda en el mercado. 

La percepción del FMI es que España terminará 2012 con un déficit del 7% frente al 6,3% previsto y un punto por encima de lo que el FMI proyectaba en abril. Para 2013, el FMI pronostica un quebranto fiscal del 5,9%, también 0,2 décimas por encima del informe inicial y muy por encima del 4,5 % pactado con Bruselas.

"A pesar del ambicioso paquete de recortes de gastos, la debilidad de los ingresos por la recesión y las presiones al alza en los gastos por los costes del desempleo, seguridad social y pago de intereses [...] apuntaban a un déficit del 7% del PIB este año antes del anuncio de nuevas medidas realizado el 11 de julio", dijo el FMI en su informe.

Tras el acuerdo para recapitalizar la banca con hasta 100.000 millones de euros a través del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), el FMI estima que la deuda pública podría crecer hasta un máximo del 90,3% del PIB en 2012 desde el 68,5% de 2011 y hasta el 96,5% en 2013.

En este aspecto, el FMI recuerda que una vez que se establezca el Mecanismo Europeo de Estabilidad, el capital podrá ser inyectado directamente a los bancos, por lo que sus estimaciones son máximas.

Si la perspectiva económica para España ha empeorado, Italia, el otro de los grandes europeos atravesando un momento crítico, conserva las previsiones negativas que hizo el FMI en abril: El PIB italiano caerá en 2012 un 1,9% mientras que en 2013 lo hará un 0,9%. Esto preocupa y mucho al Fondo, que a través de su economista jefe, Olivier Blanchard, advirtió de que "el mayor riesgo para la economía global es el círculo vicioso en España e Italia".

El FMI recuerda al BCE que tiene que crear un entorno propicio para la recuperación de los periféricos  "La periferia de la zona euro ha sido el epicentro de una mayor escalada de tensiones en los mercados financieros, motivada por un aumento de la incertidumbre política y financiera en Grecia, los problemas de la banca española, y las dudas sobre la capacidad de los gobiernos para imponer ajustes fiscales y reformas", indica el FMI en su informe, que ve en los progresos para la unidad bancaria y fiscal un paso importante hacia la recuperación de la moneda única.

El FMI apoyó los recortes aplicados hasta ahora pero reclamó del Banco Central Europeo mayor apoyo a la hora de facilitar la recuperación: "Los países de la periferia tienen que mantener el ritmo de reformas y compromisos, para lo que necesitan el apoyo financiero y un entorno de crecimiento que debe facilitar el BCE y otros mecanismos de la eurozona". El Fondo también recuerda al BCE que "hay espacio para más flexibilización en política monetaria" y que el emisor "debe asegurar que su apoyo monetario es transmitido de manera efectiva en todas las regiones", al tiempo que le anima a seguir proveyendo liquidez, incluso explorando otras formas no tradicionales de adquisición de activos. 

De este modo, en conjunto, la previsión de contracción de la eurozona según el Fondo se mantiene para 2013, con una caída del 0,3% del PIB, mientras que las mejoras previstas para 2013 se reducen ligeramente del 1,1% al 0,9%.

Más noticias de Política y Sociedad