Público
Público

La Fed baja drásticamente su previsión de crecimiento para EE.UU. en 2008

EFE

La Reserva Federal (Fed) redujo hoy drásticamente sus previsiones de crecimiento para Estados Unidos este año, pero al mismo tiempo alertó sobre una inflación que ha superado con mucho sus metas.

El banco central constató una debilidad generalizada en la mayor economía del mundo, con el único punto brillante de sus exportaciones, que se benefician de un dólar anémico.

Estados Unidos se expandirá este año entre el 0,3 y el 1,2 por ciento, frente a la banda de entre un 1,3 y un dos por ciento que había calculado la Reserva Federal en enero.

En otras circunstancias ese recorte agudo habría significado más bajadas de intereses en el horizonte, pero la entidad echó un jarro de agua fría a esa perspectiva al emitir advertencias claras sobre la inflación.

Así lo entendieron los mercados, donde la bajada experimentada durante la jornada se acentuó al conocerse las opiniones del Comité del Mercado Abierto de la Reserva Federal, el órgano que fija la política económica del país.

Al final del día, el Dow Jones de Industriales había perdido casi un 1,8 por ciento, bajo el peso también del precio del crudo, que se situó en unos estratosféricos 133 dólares por barril.

Ese nuevo récord justificó la inquietud de la Reserva Federal sobre la inflación.

Ahora cree que fluctuará entre el 3,1 y el 3,4 por ciento este año, medida por el Índice de Precios de Gasto de Consumo, el barómetro que prefiere el banco central porque no se limita a una canasta de bienes, como sí lo hace el Índice de Precios al Consumo.

En enero, la previsión de la Fed era de una inflación de entre el 2,1 y el 2,4 por ciento.

Desde entonces, el crudo ha subido un 41 por ciento y los alimentos un siete por ciento, según cálculos de Deutsche Bank.

Esa escalada es uno de los factores que lastra a la economía estadounidense, según la Reserva, junto con la crisis inmobiliaria y la reducción del crédito.

La entidad consideró que la actividad económica "es probable que sea particularmente débil en la primera mitad de 2008" y anticipó "un cierto repunte en la segunda mitad del año".

Ese rebote eventual, impelido por el bajo valor del dinero y los 150.000 millones de dólares que ha comenzado a inyectar el Gobierno federal en la economía, hace más dudoso que los miembros del Comité relajen aún más la política monetaria, según los expertos.

Los documentos divulgados hoy confirmaron la impresión de los mercados de que se acerca el fin del ciclo de las bajadas de intereses.

El 30 de abril, el Comité del Mercado Abierto bajó la tasa de referencia en 0,25 puntos porcentuales, hasta dejarla en el dos por ciento, lo que supuso el séptimo incremento de la base monetaria desde septiembre.

Pero en el comunicado que justificó la decisión, la Reserva Federal expresó más preocupación por la inflación que en el pasado.

Las actas explican que "la mayoría de los miembros (del Comité) consideraba la reducción de las tasas de interés en esa reunión como una decisión por estrecho margen".

"Aunque existen aún riesgos a la baja sobre el crecimiento, los miembros también estaban preocupados por los riesgos al alza de las perspectivas de inflación, dados los incrementos continuados de los precios del petróleo y las materias primas", y de las expectativas de inflación, afirman las actas.

Dos miembros del Comité se opusieron a la reducción de las tasas, algo inusual, pues el órgano suele tomar sus decisiones por unanimidad.

Haya repunte o no en la segunda mitad de 2008, la Reserva prevé un año difícil para los estadounidenses.

Hoy elevó su previsión de desempleo, que se situará entre el 5,5 y el 5,7 por ciento de la población este año, frente al margen de entre el 5,2 y el 5,3 calculado en enero.

Más noticias de Política y Sociedad