Público
Público

¿Contra Franco vivíamos mejor?

Colección Vázquez Montalbán

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

'¿Contra Franco vivíamos mejor?', le preguntó el periodista a Manolo en una entrevista realizada a mediados de los noventa. Este, con la sonrisa perezosa de casi siempre, fue tajante: 'Escribí esta frase hace tiempo con un interrogante porque temía que era el criterio de cierta izquierda conservadora. Y la respuesta era que no. Creo que parte de los males de la izquierda es que no superó esa situación de vivir contra el franquismo.'

Las víctimas de la incapacidad de la izquierda para reorganizarse y reorientar sus objetivos en tiempos democráticos fueron sus propios votantes. Los demonios familiares en los que se había apoyado Franco para construir una ideología por dios y por España a lo largo de su reinado castrense, o sea, la conjura judeo-masónica, el peligro rojo, los separatismos, el enciclopedismo, la anarquía, la misión cristiana de su cruzada, etcétera, etcétera, terminaron por ser un lastre que no permitió curar viejas heridas, como ha quedado demostrado con la ley de la memoria histórica.

Aunque maquillados, algunos de los demonios familiares de Franco aún perviven en la sociedad y en ellos se apoyan aquellos que consideran una injuria y una provocación el recuperar a los muertos republicanos que aún yacen en fosas comunes para que puedan ser enterrados con dignidad por susfamiliares.

Parece una broma de mal gusto comprobar cómo los que tuvieron la oportunidad de beatificar a los suyos durante tres décadas, clamen al cielo cuando los otros, la otra mitad, el 'peligro rojo', quieren buscar para sus abuelos, padres o hermanos fusilados un lugar en la memoria y en los cementerios, tanto tiempo después.

Frente al absurdo, nos queda la palabra. Los demonios familiares de Franco fue escrito por Vázquez Montalbán en 1987, pero en la España del nuevo milenio, en la que importa más el qué que el por qué, su mensaje todavía permanece vivo.

Más noticias en Política y Sociedad