Público
Público

El gran tijeretazo de Rajoy también suprime la subvención a hipotecas

El decreto ley de los hachazos, publicado este sábado, incluye más recortes en las ayudas a la compra de vivienda que los anunciados tras el Consejo de Ministros

PEDRO GONZÁLEZ

Las ayudas para vivienda también se ven castigadas por el gran tijeretazo aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy. El real decreto ley que recoge el grueso de los ajustes, que publica hoy el Boletín Oficial del Estado, incluye un artículo que prevé la supresión inmediata de uno de los instrumentos recogidos en el vigente Plan de Vivienda para facilitar la compra de un piso.

En concreto, el decreto ley establece la eliminación de la ayuda estatal para los préstamos hipotecarios. Tradicionalmente, y como uno de los principales instrumentos de apoyo a los compradores de vivienda, el Gobierno ha venido incluyendo en los Presupuestos del Estado una partida para el subsidio de los tipos de interés de los préstamos. Esto es, el Ministerio de Fomento abona al banco una parte de las cuotas de la hipoteca. Según subraya el texto del propio decreto ley, en los últimos cinco años se ha destinado a esta ayuda 1.298 millones de euros. El decreto justifica la supresión de esta ayuda a los préstamos hipotecarios por la 'insuficiencia presupuestaria' y por 'la evolución de los precios de la vivienda'.

Este año, el departamento de Ana Pastor dispone de 576 millones para las diferentes ayudas del Plan de Vivienda, entre las que se incluye el subsidio de los intereses las hipotecas. Esta subvención se elimina con efectos inmediatos. El decreto establece que no sólo se dejarán de abonar estos intereses, sino que además se anulan aquellas peticiones de ayuda que se estén tramitando y que todavía no hayan sido reconocidas por las comunidades autónomas.

Hay otros recortes que también afectan a la vivienda, como la rebaja en la ayuda al alquiler para los jóvenes, lo que se conoce como la renta de emancipación, que se reduce un 30%. Así, el importe pasa de 210 euros al mes a 147 euros.

La devolución de la paga extra a los funcionarios no está garantizada

Además de la supresion definitiva de la deducción en el IRPF por la compra de vivienda para las nuevas adquisiciones a partir del 1 de enero, el decreto ley recoge una sorpresa desagradable para los contribuyentes que ahora se están aplicando este beneficio fiscal. Concretamente, para aquellos que compraron su piso antes de enero de 2006, cuando se puso en marcha la última reforma del impuesto de la renta y que dejó la desgravación en el 15%. Antes de esa fecha, la deducción por vivienda era algo mayor para los primeros 4.507,59 euros desembolsados para pagar el domicilio principal –las cuotas de su hipoteca–. Concretamente, del 25% en los dos primeros años, y del 20% desde el tercer año en adelante.

La reforma del IRPF estableció que todos los años se incluyera en la Ley de Presupuestos un mecanismo para compensar a los contribuyentes que compraron su vivienda antes de 2006, y no perdiesen esa desgravacion adicional. Pero el decreto ley del ajuste establece que esa compensación, que puede llegar hasta 225 euros por contribuyente, se suprima para el año 2012. Esto es, en la próxima declaración de la renta no se podrán aplicar el porcentaje incrementado de la deducción, y perderán mas de doscientos euros.

Hay también una dura sorpresa para los funcionarios, que ven cómo este año pierden la paga extra de Navidad y se les reducen los días de libre disposición. El Gobierno ha asegurado que lo que dejan de ingresar ahora los empleados públicos se les compensará más adelante, en 2015, en forma de aportación a su fondo de pensiones. Pero el decreto ley del hachazo avisa de que esa compensación no está garantizada. El texto dice que se compensará 'siempre que se prevea el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria'. O sea, únicamente si se reduce el déficit de acuerdo con los objetivos previstos.

Más noticias