Público
Público

Identificadas 75 de las 78 víctimas mortales del accidente de tren

La Policía no ha podido identificar todavía a los tres cadáveres restantes. Entre los 81 heridos que continúan ingresados, 28 adultos y 3 niños continúan en estado crítico

PÚBLICO/AGENCIAS

Los forenses que continúan trabajando desde la noche del miércoles en las labores de reconocimiento de los cadáveres de las víctimas del Alvia Madrid-Ferrol accidentado ayer en Santiago de Compostela, han conseguido identificar a 75 de los 78 fallecidos.

Además, 81 heridos continúan ingresados en los centros hospitalarios gallegos. De ellos, 28 adultos y tres niños se encuentran en estado crítico. La Policía no ha podido identificar todavía a seis cadáveres. La investigación pasará ahora a un proceso en el que se necesite muestras de ADN.

Un total de 73 cuerpos de las víctimas mortales fueron recuperados en el lugar del siniestro, mientras que otras 7 personas perdieron la vida en los hospitales a los que fueron trasladados. Todos fueron trasladados al tanatorio habitilitado en el multiusos Fontes do Sar de Santiago. Desde allí se llevaron desde las 8 de la mañana los cuerpos a los hospitales Clínico y Provincial para la realización de las autopsias por parte de 10 grupos forenses. Una vez realizadas las diligencias forenses se devuelven al multiusos para proceder a la entrega a las familias. 

Las familias van siendo informadas en el edificio Cersia, poco a poco, del fallecimiento de allegados. Para "aliviar a las familias" y facilitar los trámites se ha instalado una oficina judicial en el propio multiusos, en la que trabajan funcionarios, jueces y un fiscal, según fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que han explicado que esto permite a los parientes cerrar los trámites para recuperar el cadáver. Además, se ha habilitado un espacio para los familiares que vienen en pequeños grupos y a los que se está dando apoyo psicológico.

Algunos familiares de las víctimas han lamentado lo que ven como un retraso en la identificación de algunas personas que viajaban en el convoy, pero se han mostrado "confiados" en poder localizarlos. Algo que ha reconocido el propio delegado del Gobierno, Samuel Juárez, que ha asegurado que algunos se habían molestado porque hasta media mañana no se habían dado datos de las personas fallecidas en el siniestro, aunque ha argumentado que son muchos los fallecidos y que su identificación "conlleva un protocolo y tiene su exigencias".

Las primeras identificaciones se han realizado mediante huella dactilar, han detallado fuentes del TSXG, que han explicado que es previsible que el ritmo se ralentice según avancen las horas, porque quedarán los casos más complicados. Hasta ahora ha avanzado a un ritmo de entre ocho y nueve cada hora.

Por otra parte, uno de los jueces que ha actuado como apoyo en el levantamiento de los cadáveres, José Antonio Vázquez Taín, ha explicado a los medios que el proceso irá "poco a poco" para asegurar la identificación. Además, ha hecho un llamamiento a los viajeros del tren que hayan podido dejar el lugar del accidente por su propio pie para que se identifiquen, dado que no encajan las cifras que constan de viajeros con las de fallecidos y heridos.

A los familiares se les está tomando pruebas de ADN por si es necesaria esta prueba para la identificación de los cuerpos. La Policía Nacional dispuso el teléfono 91 582 27 16 para la toma de muestras de familiares de víctimas no identificadas que estén en Madrid.

En estas tareas de identificación participan cincuenta miembros de la Policía Científica que se trasladaron anoche desde Madrid, después de que se activase el protocolo nacional de actuación de sucesos con víctimas múltiples que coordina a estos agentes con los forenses. Las labores de reconocimiento de las víctimas se basan en la identificación por huellas, en el ADN y a través del análisis dental, en el caso de los cuerpos que presentan más dificultad por su estado. Es, según ha explicado el comisario jefe de la Unidad Central de Identificación de la Policía Nacional, Juan Antonio Rodríguez San Roman, un proceso lento y laborioso.

A las doce de la mañana, los trabajadores de la Administración General del Estado han guardado un minuto de silencio en todas sus dependencias por las víctimas, como lo han hecho también los empleados municipales de toda España, convocados por la Federación Española de Municipios y Provincias. El Palacio de la Moncloa, el Congreso, el Senado, el Defensor del Pueblo y la práctica totalidad del resto de instituciones han participado en ese minuto de silencio y se han solidarizado con las víctimas del accidente que ha ocupado este jueves las portadas de los principales medios de comunicación internacionales

A las 20.40 horas, tras las primeras 24 horas transcurridas desde el accidente, centenares de personas se han concentrado en las estaciones ferroviarias de las distintas ciudades gallegas para mostrar su apoyo a las familias y su dolor por la tragedia. Precisamente, a la terminal de Santiago de Compostela, que se encuentra a tan sólo 3 kilómetros del lugar del accidente, en la parroquia de Angrois, han acudido más de un centenar de vecinos para recordar a los fallecidos. Entre los asistentes se ha podido ver también a distintos representantes políticos como el portavoz de Alternativa Galega de Esquerda, Xosé Manuel Beiras, o el portavoz nacional del BNG, Xavier Vence, y el líder de Compromiso por Galicia, Xoan Bascuas. Además de en Santiago, también se han producido movilizaciones en A Coruña, Vigo o Ourense.

Por su parte, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha acudido hoy al lugar del "espantoso accidente", donde ha expresado su "solidaridad" con las familias de las víctimas y trasladar el apoyo de los socialistas al presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, y a la ministra de Fomento, Ana Pastor. Rubalcaba, que ha acudido al lugar acompañado de la vicesecretaria general socialista, Elena Valenciano, ha expresado además sus "condolencias, tristeza y ánimo" a las familias que han perdido un ser querido.

El coordinador general de IU, Cayo Lara, también ha recorrido todos los escenarios de la tragedia, desde el edificio Cersia y la zona del accidente, hasta el Hospital Clínico, donde ha querido trasladar "el respaldo y el apoyo de toda Izquierda Unida a las víctimas y sus familias". Asimismo, también ha manifestado que a partir de ahora "la solidaridad debe ir más allá" y "concretarse en hechos por las instituciones".

Los reyes también han viajado a Santiago, donde han estado con las familias y amigos de las víctimas. "Tenemos unidos a todos los españoles en este momento.Toda España está pendiente de esto y todos los españoles se unen al dolor de las familias de los muertos", ha declarado Juan Carlos. 

Otros partidos, gobiernos extranjeros y varias personalidades han expresado también sus muestras de solidaridad con las víctimas. En el panorama internacional, el presidente de los Estados Unidos y el papa Francisco, entre otros, han transmitido su pésame a los españoles. "Hoy el pueblo estadounidense llora con nuestros amigos españoles, que están en nuestros pensamientos y oraciones. Estamos dispuestos a ofrecer cualquier ayuda que podamos en los días difíciles que quedan por delante", señaló Barack Obama. Jorge Mario Bergoglio también envió su "afecto" y su "emocionada solidaridad" desde la Jornada Mundial de Juventud que se celebra en Río de Janeiro al arzobispo de Santiago, Julián Barrio.

Algunos nombres de los fallecidos ya han trascendido a los medios de comunicación, como el del periodista Enrique Beotas, que trabajaba en Gestiona Radio, emisora que ha informado de su muerte, como también lo ha hecho el ministro de Educación, José Ignacio Wert, que era amigo suyo.

La directora y realizadora Carla Revuelta, que estuvo al frente de series como Aída en Telecinco y Fenómenos y Los Quién de Antena 3, es también una de las víctimas mortales del accidente registrado en las proximidades de Santiago de Compostela. Fue también realizadora de 7 vidas (Telecinco), una de las comedias con más éxito de Globomedia, y ayudante de realización en Mis adorables vecinos de Antena 3, además de colaborar en Policías.

Otra de las víctimas es la guardia civil Elena Ausina, que se disponía a ir a Santiago para disfrutar, como mucha gente, de la festividad de su patrón. También ha fallecido el joven extremeño de 21 años David Martín, natural de Bohonal de Ibor (Cáceres), que viajaba con su novia en el tren siniestrado, una mujer cuyo estado se desconoce por ahora. La joven de Valdepeñas (Ciudad Real) Marta Jiménez Camacho es otra de las fallecidas, según ha confirmado el alcalde de la localidad, Jesús Martín, que ha decretado un día de luto oficial en señal de duelo.

Una joven ourensana de 22 años, Celtia Cabido, natural de Xunqueira de Ambía, que viajaba a Santiago de Compostela junto a una prima para ver a unos amigos de Erasmus, se cuenta entre las víctimas mortales del accidente ferroviario de ayer, según ha confirmado el alcalde de la localidad, José Luis Gavilanes. Un joven veterinario segoviano de 27 años, con iniciales F.J.G.L, también figura entre las víctimas mortales del accidente ferroviario en Santiago de Compostela, tal y como ha informado la familia.

Dos estudiantes de tercero de Medicina de la Universitat de Lleida (UdL) están entre los 80 fallecidos del tren, según ha informado el Consell de l'Estudiantat de Medicina de Lleida en las redes sociales. Según ha informado el centro en un comunicado, los alumnos son David Martín -originario de Extremadura- y Laura Naveiras, vecina de Galicia, que eran pareja y viajaban juntos en el tren accidentado.

Un matrimonio de Cartagena, residentes en la pedanía de Roche Alto, se encuentra entre los fallecidos en el accidente de tren que descarriló el miércoles a su llegada a Santiago de Compostela, según ha confirmdo a Europa Press el delegado del Gobierno en Murcia, Joaquín Bascuñana.    Se trata de Leonor Buendía, una maestra jubilada de 67 años de edad, y su marido, José Luis Valeiras, militar de profesión, y de 70 años.

Rosalina Ynoa, una alta funcionaria de la República Dominicana, ha fallecido en el descarrilamiento mientras viajaba quería dar una sorpresa a una hermana visitándola en la capital gallega. Dos colombianos murieron y cuatro más resultaron heridos, uno de ellos de gravedad, según ha confirmado hoy la Cancillería. Una de las víctimas ha sido identificada como Sara Fuenmayor, mientras que el nombre del segundo fallecido no ha sido divulgado aún por petición de los familiares, dijo por su parte el embajador de Colombia en España, Orlando Sardi, al canal de televisión Caracol Noticias.

La Xunta de Galicia ha decretado siete días de luto oficial en la comunidad, el mayor de su historia autonómica, por este accidente que se pudo deber, según apuntan algunas hipótesis de las investigaciones, al exceso de velocidad. El Gobierno central, asimismo, ha decretado tres días de luto nacional, tal y como anunció el presidente, Mariano Rajoy, este jueves en Santiago.

En cuanto a las causas del descarrilamiento, ninguna fuente oficial ha emitido ningún comunicado confirmándolas. El magistrado del Juzgado de Instrucción Número 3 de Santiago, a cargo de la investigación del accidente del tren, ha ordenado a la Policía custodiar las cajas negras, así como la recuperación de documentos e informes que permitan, una vez recibidos, "dar continuación a la instrucción iniciada", según informó el TSXG.

Sin embargo, varias hipótesis se han puesto a lo largo del jueves encima de la mesa: desde el exceso de velocidad admitido por el maquinista del tren, hasta los fallos en el sistema de seguridad. Fuentes de la investigación han informado de que el conductor del tren, que permanece custodiado por la Policía en el Hospital Clínico de Santiago y mañana declarará como imputado ante el juez, ha reconocido que circulaba a 190 kilómetros por hora en una zona limitada a 80, aunque por el momento no se ha determinado qué motivó ese exceso de velocidad.

El secretario general del Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (SEMAF), Juan Jesús García Fraile, afirmó este jueves que el accidente de tren ocurrido junto a Santiago de Compostela no se habría producido si el sistema de seguridad ERTMS -el que utiliza la alta velocidad- estuviese implantado hasta la capital gallega.

El presidente del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, José Antonio Santamera, ha afirmado este jueves que "casi" descarta el "fallo humano" como causa del trágico accidente porque el sistema de seguridad "se hubiera puesto en marcha".

En declaraciones a Europa Press Televisión, Santamera ha explicado que el llamado sistema ERTMS, propio del AVE pero que ya estaba instalado en este tren Alvia, va "requiriendo al piloto" con el objetivo de asegurar que no ha sufrido ningún "desvanecimiento" o ha sufrido algún percance y ha subrayado que de haber "cualquier fallo del conductor" se hubiera puesto "en marcha" el sistema de seguridad.

"Este sistema va requiriendo al piloto para que ver que no le ocurre ninguna circunstancia y tiene que estar perfectamente comunicado. El sistema de seguridad detectaría cualquier fallo del conductor, si hubiera sufrido un desvanecimiento y no contesta a llamadas se pone en marcha el sistema de seguridad. Por eso yo casi descartaría el fallo humano, pero tampoco ese se puede descartar ya que puede haber un desvanecimiento y en cuestión de segundos puede ocurrir cualquier cosa", ha argumentado.

El sindicato de Comisiones de Base (Cobas), que ha asegurado que hay algunos trazados de AVE combinados con vías "de la época franquista", también ha expresado su "indignación" por el hecho de que se apunte de forma prematura al conductor del tren y al posible exceso de velocidad entre las causas que han llevado a este trágico accidente, pero no podemos por menos que manifestar nuestra indignación cuando desde diferentes medios de comunicación y de manera sensacionalista se apunta desde ya al conductor del tren y al posible exceso de velocidad como culpable de este siniestro", advierte.

Más noticias de Política y Sociedad