Público
Público

Irán tiene tres meses para demostrar que no produce armas

Representantes iraníes se reúnen en Ginebra con las principales potencias para analizar su programa nuclear

PÚBLICO.ES

La reunión que hoy mantendrán en Ginebra Irán y las seis potencias más importantes del mundo es definitiva para conocer el futuro del país.  Mientras que algunos medios británicos apuntan a que los representantes en la mesa de negociaciones ofrecerán a Teherán un plazo de tres meses para explicar su programa nuclear y demostrar que el fin no es producir armamento, portavoces de la Casa Blanca han asegurado que no habrá presiones y sí una discusión constructiva.

Enviados de EEUU, Francia, Reino Unido, China, Japón y Rusia se reunirán  hoy con los responsables del programa nuclear iraní en Ginebra para tratar dedespejar las dudas que se ciernen sobre el régimen de Ahmadineyad. Occidente lleva acusando a Irán de tener fines armamentísticos desde que empezara a enriquecer uranio y, pese a que las pruebas han demostrado lo contrario, la noticia de que los iraníes estaba construyendo una segunda planta sin haberlo comunicado a la Agencia Internacional para la Energía Atómica ha tensado de nuevo las relaciones.

'Este no puede ser un proceso en falso, sino que debe haber movimientos', dijo una portavoz del jefe de la diplomacia europea, Javier Solana, a la agencia Reuters. Para EEUU, las potencias deben ser conscientes de que amenazar a Irán con nuevas sanciones tras una sola reunión no sería productivo, aunque fuentes de la Casa blanca no han negado que no se esté trabajando en aplicarlas en caso de que las negociaciones no fructifiquen.

El reto es claro: obligar a Irán a que demuestre que no tiene otro fin más que la producción de electricidad. Según el diario británico The Daily Telegraph, los representantes de dichos países habrían dado un ultimatum a Irán de tres meses para ofrecer las pruebas que niegen las sospechas de que piensa fabricar armamento. 

En caso de que se contemple la aplicación inmediata de nuevas sanciones, Irán cuenta con dos aliados en la mesa, China y Rusia, que tienen derecho a veto. Para despejar cualquier duda, el ministro de Exteriores francés, Bernard Kouchner, comunicó ayer a Moscú que su país no piensa 'promover sanciones' por el momento.

La semana pasada, EEUU, Reino Unido y Francia hicieron una rueda de prensa conjunta antes de la reunión del G-20 en Pittsburgh denunciando la existencia de la segunda planta de enriquecimiento de Uranio. Los servicios de Inteligencia norteamericanos aseguraban que Teherán puede instalar allí hasta 3.000 centrifugadoras que podrían producir una bomba atómica al año una vez entren en funcionamiento. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, fue especialmente duro en sus declaraciones y amenazó claramente con nuevas sanciones.

Por su parte, Irán es bastante optimista de cara a la reunión de este jueves. El presidente Ahmadineyad declaró ayer que su país está 'dispuesto a mantener unas negociaciones largas' con las potencias. El presidente de EEUU, Barack Obama, aseguró en la rueda de prensa de Pittsburgh que la comunidad internacional está dispuesta a restaurar la imagen de Irán en Occidente si es capaz de demostrar que 'no tienen otro fin que el pacífico'. Obama denunció que ésta era la 'tercera vez que Irán nos engaña', por eso ahora la pelota está en el tejado de Teherán. 

Más noticias