Público
Público

Los italianos confían en Silvio Berlusconi pese a sus debilidades

El primer ministro mantiene la intención de voto de los electores tras su anunciado divorcio y su presunta relación con una joven

HENRIQUE MARIÑO

Berlusconi saluda desde el balcón del Ayuntamiento de Roma, en presencia de su alcalde. AFP

 

Los italianos no se inmutan. Poco importa que Veronica Lario haya anunciado en público que quiere el divorcio, que lo acusase veladamente de frecuentar menores de edad o que criticase ásperamente la decisión del Cavaliere de organizar un casting entre señoritas de rompe y rasga para elaborar su lista a las elecciones europeas. Silvio Berlusconi, protagonista de una hilarante web titulada Brinda con Papi, sigue contando con la confianza de sus paisanos.

El primer ministro italiano apenas ha perdido apoyos entre sus votantes, que han refrendado su intención de voto y dejado claro que siguen contando con él para dirigir los destinos del estado trasalpino. Hasta el elector católico, escocido por las performances del líder de El Pueblo de la Libertad, no le ha retirado su adhesión. La última, su deseo de tocar a una asesora política democristiana del UDC durante una visita a la zona afectada por el reciente terremoto de L'Aquila.

Estas opiniones corresponden a un sondeo encargado por el diario progresista La Repubblica, objeto de descalificaciones por parte del Cavaliere, que le culpa de haber aireado sus presuntos escarceos sentimentales y de malinterpretar muchos de sus gestos. Y se han emitido justo después de la intervención de Berlusconi en Porta a Porta.

Presentado por el cortesano Bruno Vespa, siempre condescendiente con el primer ministro, el programa de Rai 1 ha sido utilizado por un oportunista Berlusconi para desmentir, uno a uno, los supuestos rumores sobre las candidatas electorales, la relación de Papi con la adolescente Noemi o los trapos sucios de su matrimonio con su esposa.

Los italianos, tras encontrarlo convincente (57%), sincero (51%) y relajado (52%), mostraron su veredicto: siete de cada diez siguen confiando en él y, en consecuencia, un 64% de los electores votarán Berlusconi en los comicios europeos.