Público
Público

Jaime Atienza, Intermón Oxfam

Autor de "La deuda externa del mundo en desarrollo" (Akal)

¿Podría proponer tres medidas económicas concretas que ayuden a salir de la crisis?

NUEVO DINERO CON NUEVAS REGLAS: dinero fresco para los países en desarrollo (al menos los 50.000 millones acordados en el G20 para los países más pobres), que llegue rápido, que sean créditos blandos o donaciones y sin las condiciones clásicas de austeridad que se impusieron en los 80 y 90. Si el estímulo fiscal sirve para los ricos, los más pobres deben tener las mismas oportunidades.

TRANSPARENCIA Y REGULACIÓN: Es necesario implantar sistemas de reporte autómático de los depósitos en los paraísos fiscales para luchar contra el fraude y la corrupción, y también un reporting obligatorio de la actividad empresarial país por país. Luz y taquígrafos para la actividad económica internacional, evitar la evasión fiscal sobre todo el el mundo en desarrollo y permitir la vigilancia y la denuncia , en su caso, de las organizaciones sociales.

AVANZAR HACIA UNA ECONOMÍA MENOS CONTAMINANTE: la crisis indica también el agotamiento de un modelo productivo intensivo en el consumo de commodities y activos físicos, y en la utilización de energías contaminantes que lleva al mundo a un abismo climático, generando millones de daminificados sobre todo en los países pobres por el avance de la desertificación o nuevas catástrofes naturales. Debe fomentarse una transición rápida hacia un modelo de producción y consumo diferente, incentivando las energías renovables, castigando el consumo excesivo de CO2 e invirtiendo en actividades económicas intensivas en capital humano.

¿Podría proponer tres medidas concretas que eviten que una crisis de esta envergadura se repita en un futuro?

TRANSPARENCIA Y REGULACIÓN (Lo ya señalado)

NUEVAS REGLAS PARA UN SISTEMA INTERNACIONAL MÁS JUSTO: un reparto de poder justo en el FMI, en función de la población de los países, y un cambio radical en la imposición de una doctrina económica son imprescindibles. Además, las Naciones Unidas deben recibir el encargo de liderar una recuperación global para un mundo más equilibrado en las próximas décadas.

PONER EL COMERCIO AL SERVICIO DEL DESARROLLO. Se ha anunciado mucho y se ha declarado que solo el libre comercio traerá el progreso. Lo cierto es que hasta ahora la libertad queda para los países más ricos y las restricciones para los pobres. Debería ser al revés si queremos mayor equilibrio y oportunidades de mejora para los países pobres; que puedan exportar, y a la vez proteger sus sectores productivos que deban fortalecerse.

Más noticias de Política y Sociedad