Público
Público

El jubilado impulsor del movimiento  #SoyMayorNoIdiota propone "alternativas a los bancos" para cobrar las pensiones

Decenas y decenas de periodistas, cámaras y micros han recibido a Carlos San Juan, un humilde jubilado que ha logrado colarse en la agenda pública con una petición simple y justa: que la banca atienda a los clientes vulnerables de forma humana y educada. O, si no, que se planteen alternativas para quienes opten por no ser "digital".

Carlos San Juan con su caja de firmas en el exterior del Ministerio de Economía, y rodeado de periodistas.
Carlos San Juan con su caja de firmas en el exterior del Ministerio de Economía, y rodeado de periodistas. P. Romero

Carlos San Juan, el jubilado de 78 años que reivindica un trato más humano por parte de los bancos, ya ha conseguido con su #SoyMayorNoIdiota algo que ningún político ha logrado desde el inicio de la pandemia: reunir a una treintena de medios, decenas de cámaras de televisión y micrófonos de radio a las puertas del Ministerio de Economía en Madrid. Ha nacido una estrella.

Este hombre se ha convertido en un símbolo de aquello que muchos pensaban y pocos decían: los bancos deberían atender mejor a las personas mayores. "Que no sea todo por internet", como dice elocuentemente este jubilado, que ha logrado reunir más de 600.000 firmas de apoyo para ello en Change.org. Por eso ha concitado una atención mediática inusitada que ya quisieran muchos políticos o financieros de España aunque, administrativamente, esas rúbricas no sirvan para nada.

Pese a ello, las ha depositado simbólicamente en el Ministerio de Economía -la propia ministra Nadia Calviño ha salido a las puertas del edificio a hablar con él- y rodeado de cámaras y micros, expresó su emoción y gratitud.

Frente a los periodistas ha explicado lo que quiere plantear al poder político y económico: "Ya que los bancos son tan poderosos y parece que están armando casi un monopolio digital, como un bloque, pues que faciliten servicios alternativos para cobrar nuestras pensiones". Para él, resultan "obscenos" los resultados de la banca y el Gobierno debería impedir el cierre de sucursales porque "nos están excluyendo".

Imagen del cartel que lucía la caja de Carlos San Juan con las más de 600.000 firmas por una banca no excluyente.
Imagen del cartel que lucía la caja de Carlos San Juan con las más de 600.000 firmas por una banca no excluyente. P. Romero

"No me esperaba tanta expectación y estoy lleno de emoción, sobre todo a la edad que tengo, y también con ilusión sobre todo por lo que llevo en esta caja, que son más de 600.000 firmas; y otros que ni siquiera han podido firmar, que son los mayores más vulnerables y que los llevo en el corazón", dijo ante los medios apelotonados en torno a él.

"Cobran hasta por respirar"

Poco antes y camino del Ministerio de Economía, el taxista José Arturo,  asturiano de nacimiento, comentaba a Público que él mismo había tenido problemas con su banco y aplaudía la iniciativa del popular jubilado. "Al menos ha conseguido que se oiga lo que pensamos muchos, que no es poco", comentaba mientras conducía por un Paseo de la Castellana de Madrid atestado de tráfico.

Justo antes de llegar, el taxista contó un ejemplo de cómo las sucursales bancarias han pasado de prestar atención a sus clientes a "cobrar hasta por respirar". Palabra de taxista. "Hace poco fui a hacer unas gestiones y, de paso, pedí monedas para tener cambio en el taxi; poco después vi un cargo de 2 euros en la cuenta que no me sonaban de nada y, al ir después a informarme me dijeron que era la comisión por darme cambio".

Por una 'humanización' de los bancos

Ya en el patio ministerial, Carlos San Juan llegaba a su cita con Carlos Cuerpo, Secretario General del Tesoro. Su mensaje era claro: "Vengo a pasar la responsabilidad [a los responsables políticos] de que gestionen la desesperación de tanta gente que se siente excluida, porque ha habido demasiada digitalización sin una transición lenta, sin que nos podamos adaptar para nada", dijo a los periodistas que le rodeaban.

Y se mantuvo firme su discurso: "Pido medidas urgentes para que la gente pueda ir al banco en horario de oficina, queremos tener acceso humano a nuestro dinero; es que es un servicio público". "No venimos a pedir ni un solo euro de los bolsillos de los banqueros, eh", aclaró, "sino que se trata de tener acceso humano a un servicio público en donde obligatoriamente cobramos las pensiones y pagamos nuestros tributos".

"Básicamente lo que pedimos es que cuando tengamos problemas con un cajero haya una atención humana que con respeto y humanidad nos ayude", rogó. E insistió en que no es comprensible que recorten personal con los beneficios que publica la banca y los "sueldos impresionantes" de sus directivos.

"Reivindico no ser obligatoriamente digital, no hay que excluir nada"

"Reivindico no ser obligatoriamente digital, no hay que excluir nada; a la gente le puede gustar aprender el metaverso y todo lo nuevo que sale", comentó, a preguntas de este diario, y añadió: "La mayoría de ustedes son más jóvenes que yo, pero con los años verán que lo que llaman progreso va a ir siempre por delante de cada uno; les aseguro que la vejez nos alcanza a todos y yo me siento mucho más vulnerable".

"Hoy es un día de dar las gracias y de seguir pidiendo, porque todas las causas se mueren por el cansancio de quienes las empujan, por lo que pido a los medios de comunicación que sigan interesándose como hasta ahora, con tanta empatía, en un problema como éste", concluyó. Aunque, por lo que parece y reconoce, Carlos San Juan tiene ganas de más guerra.

La menguante red de sucursales

En España ha llegado a haber 46.118 sucursales bancarias abiertas, un hito que se logró en septiembre de 2008. No obstante, en septiembre de 2021 quedaban mucho menos de la mitad: 20.421 sucursales.

Entre septiembre de 2020 y septiembre de 2021 los bancos clausuraron casi siete oficinas por día. Se trata de una tendencia que no va a frenar, precisamente por la concentración bancaria y la digitalización de los servicios.

Sin embargo, esta reducción de oficinas de atención al cliente es algo que, hasta hace bien poco, no era causa de exclusión financiera según el Banco de España. ¿Cambiará de opinión esta institución a la luz de la atención que ha acaparado Carlos San Juan?

Más noticias