Público
Público

El juez ve fallos de seguridad e imputa a responsables de Adif

En el auto dictado hoy también ha reclamado a la Comisión Asesora de Seguridad en la Circulación Ferroviaria que indique si ha habido otras incidencias en ese tramo

PUBLICO

El magistrado del Juzgado de Instrucción nº3 de Santiago de Compostela, Luís Aláez, a cargo de la investigación del accidente del Alvia que el pasado 24 de julio acabó con la vida de 79 personas, ha dictado hoy un auto en el que llama a declarar en calidad de imputado al responsable o responsables de Adif de la seguridad en la circulación del tramo de la línea ferroviaria que une las estaciones de Ourense y Santiago.

El magistrado ha apuntado que señalará la fecha de la citación como imputados a estos responsables una vez que el gestor ferroviario informe sobre la identidad de tales personas. 

En el texto el juez indica que "aunque la causa esencial del descarrilamiento del tren Alvia ha sido la indebida conducción llevada a cabo por Francisco José Garzón Amo por circular a una excesiva velocidad", la circunstancias en las que se produce el accidente "permite inferir también su conexión con la omisión de medidas de seguridad preventivas de naturaleza vial y, en definitiva, con una conducta imprudente de las personas responsables de garantizar una circulación segura" en ese tramo. 

Referente a esa parte del trayecto, el juez destaca que "es evidente que las características de la vía en el lugar donde se produjo el descarrilamiento son sumamente comprometidas para la circulación de los trenes".

Analizando todas las señales, Aláez considera que eran insuficientes y que las que había, como la señal de cambio de la velocidad máxima a 80 km/h que estaba a una distancia de entre 200 y 300 metros del inicio de la curva, "se muestra insuficiente para evitar los resultados de muerte o lesiones de las personas que viajan en el tren".

Por eso considera que "se debían haber adoptado otros procedimientos que salvasen o evitasen el resultado de una previsible equivocación y no ha sido así".

El juez concluye respecto a los responsables de seguridad del tramo que "ha existido una omisión de cautelas elementales por quienes tienen la misión de garantizar la seguridad de la circulación ferroviaria en dicha línea, constitutiva de una imprudencia punible". 

Por ello ha reclamado tanto a Adif como a Renfe informes técnicos, protocolos sobre seguridad y le ha pedido que notifiquen si han tenido conocimiento de alguna incidencia en el tramo del accidente. Esta petición se ha extendido también la Comisión Asesora de Seguridad en la Circulación Ferroviaria.