Público
Público

El mando de EEUU en Afganistán dice se puede perder guerra

Reuters

La guerra contra los talibanes en Afganistán se perderá a no ser que se envíen fuerzas adicionales para seguir una estrategia revisada radicalmente, dijo el general al mano de las tropas estadounidenses y de la OTAN en un informe confidencial que establece una sombría elección para el presidente Barack Obama.

En el informe, enviado a Washington en agosto y filtrado el lunes, el general Stanley McChrystal dijo que el fracaso a la hora de revertir el "impulso insurgente" a corto plazo podría suponer un resultado en el que "derrotar a la insurgencia ya no sea posible".

El diario The Washington Post obtuvo una copia del informe de 66 páginas y lo publicó en su página web, con excepción de algunas partes que fueron retiradas a petición del Gobierno por razones de seguridad.

"Los recursos no ganarán esta guerra, pero una falta de recursos podría hacer que se perdiera", escribió el general.

"Un fracaso a la hora de proporcionar recursos adecuados también podría desatar un conflicto más largo, mayores bajas, costes totales más elevados, y en última instancia, una pérdida crítica de apoyo político. Cualquiera de estas razones, a su vez, es probable que lleve a un fracaso en la misión".

McChrystal, que encabeza un contingente de más de 100.000 soldados occidentales, dos tercios de los cuales son estadounidenses, ha hecho un documento aparte en el que especifica cuáles son las necesidades, pero no lo ha enviado al Pentágono, que dice que está estudiando cómo debería enviarlo.

Los sondeos muestran a estadounidenses y europeos cada vez más opuestos a una guerra que ya lleva casi ocho años.

La petición de más tropas se enfrenta a la oposición dentro del Partido Demócrata, que controla el Congreso, pero si se negara a darle más soldados al general, el presidente podría ser criticado por los republicanos, que dicen que debería actuar rápidamente.

En una serie de entrevistas publicadas el domingo, Obama dijo que no va a tomar una decisión apresurada.

"Sólo quiero estar seguro de que todo el mundo entiende que no se toman decisiones sobre recursos antes de tener lista una estrategia", declaró a la cadena de televisión ABC.

El presidente ni siquiera espera que haya una petición concreta de tropas "durante un poco de tiempo más, porque hay una valoración en marcha sobre dónde estamos ahora mismo", dijo el lunes el portavoz Robert Gibbs. "El presidente se va a centrar en sacar la estategia correcta".

RETRATO SOMBRÍO

En general McChrystal pinta un sombrío retrato de la guerra, asegura que "la situación general se está deteriorando" y pide un cambio "revolucionario" que ponga más énfasis en proteger a los afganos que en matar a los insurgentes.

"Nuestro objetivo debe ser la población", escribió. "El objetivo es la voluntad de la gente, nuestra cultura convencional de la guerra es parte del problema. Los afganos son los que en último término deben derrotar a la insurgencia".

"La debilidad de las instituciones estatales, acciones malignas de los actores importantes, una corrupción muy extendida y abuso de poder por parte de varios responsables, así como los propios errores de (la misión de la OTAN) ISAF han dado a los afganos pocos motivos para apoyar a su Gobierno", agregó.

Además citó como fracasos que las prisiones se han convertido en santuarios en los que combatientes talibanes y de Al Qaeda reclutan a más seguidores y planean más ataques, además de que los programas multimillonarios occidentales de desarrollo apenas sirven a la población.

Más noticias de Política y Sociedad