Público
Público

Más poder para el Banco de España, menos papel para las cajas

El borrador del acuerdo para el rescate obliga a las entidades a recortar sucursales y plantilla, vender participaciones industriales, a pagar dividendo y a limitar el salario de sus ejecutivos.

REUTERS

El Gobierno español se compromete a dar más poder al Banco de España y a reducir el papel de las cajas de ahorros, según el borrador del acuerdo para el rescate del sistema financiero acordado entre Bruselas y el Ejecutivo que cita la agencia Reuters. En el  Memorándum de Entendimiento (el documento que recogerá las condiciones y los requisitos de las ayudas a las entidades financieras),  las autoridades españolas se comprometen a dar un papel más preponderante al Banco de España, estableciendo una nueva legislación que le transfiera la potestad sancionadora y de concesión de licencias para la banca española.

"Debe garantizarse un mayor refuerzo de la independencia operativa del Banco de España", asegura el Memorando de Entendimiento. El texto exige a España dar más poderes a su banco central, que además tendrá que llevar a cabo un ejercicio interno para detectar posibles deficiencias en su funcionamiento.

Además, las cajas de ahorros españolas podrían verse obligadas a deshacer sus posiciones de control en la banca comercial española, según el borrador del Memorándum para la recapitalización del sistema financiero. Según una copia del borrador que cita Reuters, España deberá "preparar para finales de noviembre de 2012 una legislación que clarifique el papel de las cajas de ahorros en su papel de accionistas de entidades de crédito con la idea de reducir eventualmente sus participaciones a posiciones de no control".

En todo caso, España deberá ofrecer una hoja de ruta para antes de diciembre de 2012 con el fin de que las entidades financieras que hayan recibido ayudas salgan a Bolsa.

Los bancos que reciban ayudas deberán además transferir sus activos problemáticos a una sociedad de liquidación (un banco malo), recortar sucursales y plantilla, vender participaciones industriales y activos no estratégicos, no podrán pagar dividendo y deberán limitar el salario de sus ejecutivos.

Asimismo, aquellos inversores que posean títulos híbridos y de deuda subordinada de los bancos que reciban ayudas deberán soportar una quita en el valor de sus participaciones. Esto significa que los inversores que han metido sus ahorros en las participaciones preferentes verán como perderán dinero.

Como parte del acuerdo con Europa, el Gobierno español se compromete también a informar, con carácter semanal, del nivel de depósitos bancarios y de la posición de liquidez de las entidades y, cada tres meses, del nivel de deuda soberana que atesoran los bancos en sus carteras.

Más noticias de Política y Sociedad