Estás leyendo: Moscú recupera Riga

Público
Público

Moscú recupera Riga

La victoria de un partido rusófilo en la capital de Letonia enciende las alarmas de la clase política

PERE RUSIÑOL

El pasado 23 de agosto, miles de letones conmemoraron como cada año el aniversario de la cadena humana que en 1989 unió los tres países bálticos en el preludio que conduciría a las respectivas independencias de la Unión Soviética.

Pero este año, en el solemne 20º aniversario, faltó el alcalde de Riga, una ciudad de 800.000 habitantes en un país de 2,3 millones, con poder casi equiparable al del primer ministro. Estaba inaugurando una estatua en honor a Pushkin, donada por la Casa de Moscú.

La elección, en junio, de Nils Usakovs, rusófilo de 37 años, como alcalde de Riga ha encendido todas las alarmas en la clase política letona, que ahora trata de crear a toda prisa coaliciones electorales para evitar que el fenómeno se extienda.

Pero ante el desplome económico (caída del 18% del PIB, amenaza de bancarrota, cierre de hospitales, rebaja del 50% del sueldo de los maestros, etc.), el malestar se ha convertido en apatía y ha allanado el camino a la comunidad rusófila, que representa el 30% de la población en Riga, más del 50%, pero muchos no tienen la ciudadanía y no pueden votar y que siempre ha seguido mirando hacia Moscú.

El 30% de los 2,3 millones de habitantes del país son de origen ruso

Las elecciones de junio fueron un tsunami simbólico: Usakovs ganó la alcaldía y Alfred Rubiks, el apparatchik local de más rango que en 1991 se opuso a la independencia y pasó luego tres años en la cárcel, obtuvo un acta de eurodiputado. En los comicios europeos, el rusófilo Centro Harmónico acarició el triunfo, aunque finalmente quedó segundo, con el 18%.

"La situación de emergencia hace imprescindible buscar la colaboración con Moscú, donde la marca Riga tiene mucho valor, pero es una cuestión puramente económica, de aprovechar todas nuestras posibilidades", subraya Usakovs a Público en su despacho del Ayuntamiento, recién llegado precisamente de Moscú. Y añade: "Soy el primer alcalde rusófilo, sí, pero apoyado por un partido letón. Se ha roto el patrón de voto puramente étnico".

Su problema es que muchos no le creen: "Es un títere de Moscú y Rusia quiere recuperar toda la influencia que tuvo: aquí, en Georgia, en Ucrania Es terrible", lamenta la doctora Arste Engle, convencida como muchos otros de que Usakovs tiene una agenda oculta pactada con Rusia.

«El alcalde es un títere de Moscú», lamenta una doctora letona

A escasos metros del Ayuntamiento está el Museo de la Ocupación, un centro público en el que se detallan las atrocidades de soviéticos y nazis, a los que se equipara exactamente al mismo nivel. También legalmente: los partidos comunistas, como los nazis, están prohibidos. "Es imposible para nosotros decir quién fue peor. Es como si ante dos terribles accidentes de coche se insistiera en preguntar cuál ha sido peor. Por esto choca tanto que gane un partido amigo de Moscú", explica el guía del museo.

Pero no todos piensan igual. Sólo hay que cruzar el puente que nace de la plaza del museo y se llega a una gran plaza dónde se encuentra el Monumento de la Victoria, que conmemora la liberación soviética de la ciudad. Siempre hay flores una tradición de los rusófilos es depositarlas antes de la boda y una vez al año se celebra un acto multitudinario de nostalgia por la URSS.

La situación se hace si cabe más explosiva porque 250.000 personas de origen ruso el 11% de la población total del país y el 30% de la comunidad rusófila no tiene derecho a voto al negarse a aprender letón, requisito indispensable para ser ciudadano de pleno derecho.

Representan la bolsa de apátridas más importante de toda Europa, una condición que Rusia trata de explotar en beneficio propio y que ayuda a eternizar otorgándoles visados específicos sin que estos ciudadanos pierdan el de la Unión Europea.

Hasta ahora, Moscú prefería perder elecciones y mantener el problema sin resolver. Con la crisis, al menos en Riga, ya ni siquiera tiene que elegir.

Más noticias de Política y Sociedad