Público
Público

Nórdicos que denuncian el fin del bienestar

 

La novela negra nórdica se multiplicó por quince en España en la última década

P. CORROTO

En 2003, Asa Larsson, escritora sueca que sólo comparte con el autor de Mille-nnium el apellido, publicó Aurora boreal. La historia, que ahora acaba de aparecer en español bajo el sello de Seix Barral, es un cóctel de las características de la nueva novela policíaca escandinava: denuncia de la corrupción política y económica, y puesta en escena de polémicas como el aborto o el abuso de menores. Todo combinado con mucha acción y sexo, y con un personaje femenino, la abogada Rebe-cka Martinsson, muy frío y con grandes problemas para mostrar sus emociones.

Tras su publicación en Suecia, Stieg Larsson se declaró un profundo admirador. No es para menos. La saga Mille-nnium, que empezó a publicarse en 2004, bebe de forma directa de esta novela.

Esto no es ninguna noticia en los países escandinavos. Como señala Diego Moreno, editor de Nórdica y gran conocedor de la literatura escandinava, "libros con la misma estructura y argumentos que los de Stieg Larsson los hay a patadas en los países nórdicos".

Desde los ochenta, y fundamentalmente desde el asesinato del primer ministro Olof Palme, no han dejado de aparecer títulos que, bajo la pátina del género negro y con un estilo ameno, ágil y muy periodístico, abordan el desmoronamiento del Estado del bienestar y las bolsas de marginación de unos países que se suponen modernos y avanzados.

Mujeres fuertes

Los personajes de Lisbeth Salender o Rebecka Martinsson tampoco son casualidad. "En estas novelas, la mujer tiene un peso importante porque, aunque en Suecia las mujeres han alcanzado parcelas de poder importantes, parece que los hombres todavía no lo han aceptado. De ahí que siga habiendo muchos casos de violencia de género", explica Moreno. Precisamente, para él uno de los grandes éxitos de Millennium está en reflejar esta problemática.

España está viviendo ahora el boom de estas novelas. Porque aunque la trilogía de Larsson se esté llevando la gloria, "en la última década la oferta de novela escandinava policíaca se ha multiplicado por quince", afirma Moreno. De hecho, Henning Mankell fue uno de los precursores. Otros de los títulos que sonarán son Entre la promesa del verano y el frío del invierno, la trilogía de Leif Persson publicada por Alea, que bascula entre la política y el crimen; Nadie lo ha visto (Maeva), de la noruega Mari Jungstedt, donde el abuso infantil está muy presente, o La hija del frío, de Camilla Läckberg. Para Diego Moreno, sin embargo, todavía queda lo mejor por venir.

 

Más noticias de Política y Sociedad