Público
Público

Noruega abre la mayor planta para probar captura de carbono

Reuters

Por Nerijus Adomaitis

Noruega presentó el lunes lamayor planta del mundo en su categoría para desarrollar lacaptura y almacenamiento de carbono, una tecnología no probadacomercialmente que permitiría enterrar de forma segura los gasesde efecto invernadero de las plantas de electricidad.

El centro gubernamental, con una inversión de 5,8 millonesde coronas noruegas (1.000 millones de dólares), probará las dostecnologías de captura de carbono post combustión que podríanextender su uso a escala industrial si se demuestra que sonrentables y seguras.

"Hoy estamos abriendo el mayor y más avanzado laboratoriodel mundo para probar las tecnologías de captura de carbono(...) Es un proyecto importante para Noruega y para el mundo",dijo el primer ministro Jens Stoltenberg en la ceremonia deinauguración del Centro Tecnológico Mongstad (TCM por sus siglasen inglés), al noroeste de la ciudad de Bergen.

La instalación será la única capaz de probar exhaustivamentelos gases de escape de dos fuentes cercanas, una planta de calorcombinado y electricidad de 280 megavatios y la refinería deMongstad, de 10 millones de toneladas anuales. Las dos producengases de combustión con distintos contenidos de dióxido decarbono (CO2), alrededor del 3,5 y del 13 por ciento,respectivamente.

Las emisiones de Mongstad tienen un contenido de dióxido decarbono similar al emitido por las plantas de electricidad decarbón, por lo que los científicos dicen que podría contribuirde forma especialmente grave para el cambio climático.

La planta ofrece la posibilidad de seguir quemandocombustibles fósiles aunque evitando sus peores efectos alenterrar sus emisiones, por ejemplo en yacimiento de gas marinosagotados, aunque puede ser costoso.

Stoltenberg dijo en un discurso en 2007 que la captura decarbón y su almacenamiento podría ser el equivalente noruego ala llegada a la Luna.

El centro tiene dos plantas de captura de carbono con unacapacidad combinada para procesar 100.000 toneladas de dióxidode carbono al año, convirtiéndola en la más grande, dijo aReuters el responsable tecnológico de la instalación, Olav FolkPedersen.

Sin embargo, esta capacidad es un poco menos de la décimaparte de las emisiones anuales de la refinería de Mongstad.Durante el período de prueba todo el CO2 capturado se libera ala atmósfera, por lo que no tiene impacto en la reducción de loscostes de las emisiones de la refinería.

Hasta ahora, han sido pocos los países que aceptaroninvertir fuertemente en la captura de carbono. Entre ellos estánEstados Unidos, Australia, Reino Unido y China.

Más noticias de Política y Sociedad