Público
Público

Sin noticias oficiales sobre Madeleine

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Justicia portuguesa anunció hoy que 'de momento' no se justifica dar información publica sobre el caso Madeleine, después de que el juez de instrucción pidiera permiso para explicar a la prensa la marcha del procedimiento.

El Consejo Superior de la Magistratura de Portugal decidió que será este organismo, en colaboración con el juez, quien asumirá las informaciones a la opinión publica sobre la desaparición de la niña británica de 4 años, registrada el pasado 3 de mayo en Portugal y en la que son sospechosos sus padres, Kate y Gerry McCann.

Portavoces de la Procuraduría portuguesa y de la Policía Judicial, las instituciones que llevan la investigación, han confirmado la cortina de silencio oficial impuesta al caso y añadieron que sólo la Justicia puede dar información.

Insistencia de los medios

La Policía reconoció que ya no tiene un portavoz para el caso Madeleine, labor hasta ahora desempeñada por el inspector Olegario Sousa, y rehusó comentar las informaciones de medios británicos y lusos sobre peticiones de interrogatorios y confiscaciones a los McCann, que volvieron el 9 de septiembre al Reino Unido.

El juez de instrucción de Portimao, la capital de la región del Algarve donde desapareció la niña, recibió las más de mil páginas de las investigaciones policiales hace una semana y ante las insistentes peticiones de los medios de comunicación solicitó autorización a la Magistratura para informar sobre el procedimiento.

El magistrado, Pedro Frías, no ha confirmado hasta ahora ninguna de las diligencias que algunos medios le han atribuido, desde pedir el regreso de los McCann a Portugal para que sean interrogados hasta solicitar que las preguntas se las haga la Policía británica o que ésta requise algunos objetos de la pareja, como un diario de Kate.

Contra las filtraciones 

Mientras los diarios portugueses que siguen más de cerca la crónica de sucesos publican versiones sobre las investigaciones del caso que cambian de un día para otro, la Policía Judicial aseguró oficialmente que había interrumpido sus pesquisas en espera de las decisiones del juez o de la fiscalía.

Sin embargo en los medios, incluyendo diarios y televisiones del Reino Unido y de otros países, no han dejado de aparecer informciones sobre búsquedas de la niña en tierra, mar e incluso crematorios de animales domésticos, nunca confirmadas y atribuidas siempre a fuentes policiales anónimas.

Tampoco han llegado aún a Portugal, desde un laboratorio del Reino Unido, los últimos análisis de muestras biológicas recogidas en el automóvil, la casa y objetos de los McCann, que llevaron a sospechar a la Policía de que la niña pudo morir accidentalmente y los padres decidieron esconder el cadáver.

El Consejo Superior de la Magistratura portuguesa puntualizó hoy en un comunicado que el caso esta todavía en fase de investigación y el juez de instrucción debe salvaguardar los derechos, libertades y garantías del caso y, por el momento, subrayó, no procede informar públicamente del proceso.

Las autoridades lusas habían redoblado ya sus esfuerzos, según fuentes oficiales, para acabar con las supuestas filtraciones policiales tras las revelaciones sensacionalistas de la semana pasada.

 

Más noticias en Política y Sociedad