Público
Público

Nuevos ajustes sobrevuelan Iberia

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha asegurado en la junta de accionistas del grupo que los ajustes del año pasado "son sólo un primer paso" y que hacen falta "más esfuerzos" para que la empresa sea re

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'La situación es crítica y nadie quiere que Iberia desaparezca', dijo este jueves Willie Walsh, consejero delegado del grupo IAG, durante la junta de accionistas de este holding que resultó de la fusión de las aerolíneas British Airways e Iberia.

Walsh, que el año pasado cobró 1,376 millones de euros después de aumentarse el salario hasta los 1,006 millones de euros -825.000 libras- y recibir un bonus por cumplir con unos objetivos 'no especificados', según publicaba el 4 de abril de 2012 el diario Financial Times, sigue sin estar satisfecho con los recortes en flota, plantilla, salarios de trabajadores y rutas de la aerolínea española. Continúa su estrategia generadora de miedo al advertir de que serán necesarios nuevas medidas de ajuste en Iberia, que hace pocos meses puso en marcha un recorte de plantilla de 3.807 empleados.

Este plan de viabilidad, acordado por la directiva y los sindicatos de Iberia después de dos semanas de intensa huelga y movilización, supone además de los despidos, una reducción salarial del 14 % para pilotos y tripulantes de cabina y del 7 % para trabajadores de tierra, a lo que se suma un 4 %, tras no llegarse a un acuerdo en las negociaciones sobre la productividad. Una reducción por la que el sindicato UGT demandará a la compañía por 'abuso de derecho'.

Pero Willie Walsh pide más sacrificios 'por el futuro de la empresa'.'El ajuste del año pasado es un paso importante, pero solo es el primero, Iberia necesita más', dijo Walsh 'El ajuste del año pasado es un paso importante para la reestructuración de Iberia, pero solo es un primer paso e Iberia necesita más [...] No es rentable en ninguno de sus mercados, ni siquiera en el largo plazo', añadió. Y no dice ninguna mentira. Iberia ha perdido 351 millones de euros en 2012 y otros 202 millones en el primer trimestre de 2013. Pero estas pérdidas, denunciaron los sindicatos en su momento, no se deben a la productividad de los trabajadores ni a una caída en el volumen de negocio, sino a un progresivo desmantelamiento de la empresa en favor de su 'socia' British Airways, que se ha adjudicado varias de las rutas más rentables que fletaba Iberia y ha aumentado su flota de aviones mientras la compañía española la ha disminuido. Pero cabe recordar que estas son decisiones que toma la cúpula de IAG desde Londres y que sufren los empleados de la compañía española, como dejaban claras las banderas inglesas con la calavera pirata que ondeaban en todas las manifestaciones de la huelga de febrero.

Cuando Walsh hablaba en su discurso de este jueves ante los accionistas, en el recito del IFEMA en Madrid,  de que 'todas las partes trabajen unidas' para evitar los riesgos que siguen acechando a Iberia, habla de 'partes' y no de 'personas', de 'reestructurar su base de costes' en lugar de 'bajar aún más los salarios a los trabajadores', todo ello para que Iberia pueda crecer de manera rentable en el futuro, 'lo que beneficiará a sus clientes, empleados y accionistas y brindará a España las ventajas de una aerolínea próspera y rentable', apuntillaba.

'Todos los integrantes de la compañía deben hacer sacrificios para salvar Iberia' Dicho esto en argot empresarial, es el momento de dar a su discurso un cariz más humano: 'Todos los integrantes de la compañía deben hacer sacrificios para salvar Iberia y sus puestos de trabajo, y asegurar las ventajas que la aerolínea puede aportar a España, su economía y su sector turístico', ha afirmado el consejero delegado con un salario millonario mientras los jóvenes trabajadores han pasado a ser mileuristas y los más veteranos han sido prejubilados.

A finales de marzo, el consejero delegado de Iberia, Rafael Sánchez-Lozano, pensó que había llegado el momento de retirarse. Después de llevar a cabo la fusión de las dos aerolíneas y desmantelar la hasta entonces próspera filial española, Lozano dimitió llevándose 1,16 millones de euros como compensación de retiro. Se iba el fiel escudero de Willie Walsh y ocupaba su lugar Luis Gallego, que era consejero delegado de la filial de bajo coste de Iberia, Iberia Express. Según Walsh, el nuevo consejero delegado 'hará todo lo posible' para reestructurar la compañía.

También el presidente de IAG, Antonio Vázquez, ha señalado que el 'exhaustivo plan de transformación' anunciado el año pasado para devolver a Iberia a la rentabilidad 'es un primer paso y aún queda mucho trabajo por hacer'. 'Confiamos, por tanto, en que todos los que forman parte de Iberia y especialmente nuestros representantes sindicales entiendan que es imprescindible y beneficioso para la compañía cambiar la forma en que trabajamos. Porque sólo transformando Iberia es posible tener un futuro', ha dicho Vázquez. En su discurso, el consejero delegado de IAG ha confiado en que el grupo aéreo pueda alcanzar su objetivo de lograr unos beneficios operativos de 1.600 millones de euros en 2015, a lo que contribuirá la integración de bmi y Vueling y la reestructuración de Iberia.

IAG tuvo unas pérdidas de 923 millones de euros en 2012, lastrado por las de Iberia, según Walsh, que en su afán por transformar Iberia en una compañía Low Cost, ha cargado contra el laudo que impide a Iberia Express, la filial expandirse. Iberia Express 'comenzó a ser rentable al cabo de tres mees desde su creación' y 'que crea empleo', pero 'tiene actualmente prohibida su expansión como consecuencia del laudo' que puso fin al conflicto entre la aerolínea española y sus pilotos.

Por su parte, Vázquez también ha criticado que, según las estimaciones de su grupo aéreo, hoy que desde 2011 diez aerolíneas europeas, que no ha identificado, han recibido subsidios estatales por al menos 800 millones de euros, según la estimaciones de su grupo aéreo. 'Esto es exactamente lo que la industria aérea no necesita para ser eficiente', ha dicho.

Hasta el momento, todas las intervenciones de los accionistas en la junta han sido muy críticas con la gestión de la actual dirección, sobre todo, en lo referente a Iberia, que uno de los intervinientes ha calificado de 'primo hermano pobre de British'.

Mientras se desarrolla la junta de accionistas, en el recinto ferial de Madrid, Ifema, a las puertas del mismo trabajadores de Iberia, convocados por el sindicato CGT, llevan a cabo una concentración para denunciar que a su juicio se está produciendo 'un desmantelamiento' de la aerolínea española.

Más noticias en Política y Sociedad