Público
Público

Obama extiende un año más las sanciones a Corea del Norte

Pyongyang asegura que la protección de EEUU a Corea del Sur justifica el mantenimiento de su programa nuclear y mantiene la amenaza en caso de agresión

EFE

El Gobierno de EE.UU ha extendido año más las sanciones contra Corea del Norte al recrudecerse las tensiones entre ambos países por el programa de desarrollo nuclear y de misiles de Pyongyang.

Las sanciones fueron implantadas por el anterior Gobierno del presidente George W. Bush el año pasado y debían expirar el próximo viernes.

En esa ocasión, la Orden Ejecutiva indicó que la medida tenía como objetivo enfrentar la 'extraordinaria amenaza para la seguridad nacional planteada por el peligro de una proliferación' nuclear en la península coreana.

La nueva Orden Ejecutiva firmada por el presidente Barack Obama y dirigida al Congreso señala que esa amenaza persiste y las medidas adoptadas deben continuar en vigencia más allá del 26 de junio de 2009.

Las sanciones incluyen la prohibición de intercambios militares así como realizar operaciones financieras, entre otras medidas.

El conflicto entre ambos países se recrudeció en las últimas semanas y a comienzos de este mes la secretaria de Estado, Hillary Clinton, reveló que EE.UU. estudia volver a incluir en la lista de países que patrocinan el 'terrorismo' a Corea del Norte.

'Estamos estudiándolo', dijo Clinton en una entrevista para la televisión después de que el 25 de mayo Corea del Norte realizara una prueba nuclear.

La secretaria dijo que todavía no se ha tomado ninguna decisión porque 'es necesario que haya pruebas recientes de su apoyo al terrorismo internacional' y es algo que 'acabamos de empezar a estudiar', afirmó.

Por su parte, las autoridades de Corea del Norte han señalado que la protección que Estados Unidos da a Corea del Sur justifica el mantenimiento del programa nuclear norcoreano y amenazaron con 'potentes ráfagas de represalias nucleares' en caso de que se produzca una agresión.

En un artículo publicado por el principal periódico del Partido de los Trabajadores, el Rodong Sinmun, el régimen comunista denunció el 'molesto beso entre el maestro y su sirviente' que se pudo ver en la cumbre del pasado día 16 que reunió a representantes de Corea del Sur y Estados Unidos. En este sentido, calificó de 'tonterías' las conversaciones mantenidas para incrementar las sanciones contra Pyongyang.

Estados Unidos confirmó en este encuentro que proveerá a Corea del Sur de una 'extendida disuasión', algo que no hace sino 'justificar' la política armamentística e industrial norcoreana, según el texto, recogido por la agencia de noticias Yonhap.

Asimismo, criticó las recurrentes críticas del presidente surcoreano, Lee Myung Bak, que apostó por no premiar a Pyongyang por comportamientos beligerantes. 'Todo el mundo sabe que estas tonterías no pueden nunca romper el hielo con Corea del Norte', afirmó el comunicado, que matizó que el régimen comunista 'ni quiere ni necesita recibir recompensas despreciables'.

Más noticias