Público
Público

Obama y McCain continúan los ataques cuando faltan 100 días para la elección

EFE

Los aspirantes presidenciales Barack Obama y John McCain defendieron hoy sus respectivos planes de Gobierno con una descarga de ataques mutuos en política exterior, cuando faltan cien días para los comicios generales en EE.UU.

La guerra en Irak, la economía y la inmigración fueron algunos de los temas que centraron la ofensiva de ambos candidatos, en un momento en que, según algunas encuestas, McCain está acortando la ventaja del senador demócrata.

En Chicago, Obama acudió hoy a la conferencia "Unity" de alrededor de 6.000 periodistas, en su primera aparición pública tras una gira de nueve días por Irak, Afganistán, Oriente Medio y Europa.

Obama negó que su gira, en la que logró proyectar una imagen de líder mundial, fuera "audaz" porque, a su juicio, no fue nada distinto de los viajes que realizó McCain a Canadá, Colombia y México, tras lograr la candidatura republicana.

"Nadie supuso que eso era audaz... reconozco que lo hicimos muy bien y eso no debería contar en mi contra", dijo Obama, arrancando risas y aplausos del público.

Para Obama, el recibimiento que obtuvo es un "testimonio de cuán hambrientos están los europeos del liderazgo estadounidense" y le ayudó no solo a tomar el pulso de líderes mundiales sino a establecer "cierto vínculo de confianza" con ellos.

Mientras, McCain, que no estuvo en la conferencia de "Unity" ni tuvo ningún acto público, aprovechó varias entrevistas pregrabadas para atacar a Obama en torno a política exterior, sobre todo por las repercusiones que tendría una retirada prematura de Irak.

En una entrevista con la cadena CNN, McCain dijo que no cuestiona el patriotismo de Obama, pero insistió en que el despliegue adicional de tropas de EE.UU. ha surtido efecto y es una estrategia que defendió desde siempre.

La cadena ABC difundió otra entrevista en la que el candidato republicano señaló que el apoyo de Obama a una retirada de Irak fue una "decisión política para lograr la candidatura de su partido".

Obama, por el contrario, "no entiende la importancia de esta victoria, ni las consecuencias de un fracaso o los beneficios del éxito", continuó el senador republicano de Arizona.

Más adelante, la campaña de McCain divulgó una hoja en la que detalló los presuntos giros que ha dado Obama en su visión de Irak.

En el foro de "Unity", Obama reconoció que las tropas han ayudado a estabilizar Irak, pero señaló que EE.UU. debe poner más atención en los problemas que persisten en Afganistán, como el narcotráfico y la continua presencia de Al Qaeda y los talibanes.

Obama mantiene su posición de que iniciar una guerra en Irak fue un error, que de paso le cuesta al país unos 10.000 millones de dólares al mes.

El senador demócrata por Illinois apoya el retiro de las tropas en un plazo de 16 meses si asume las riendas del Gobierno, mientras que McCain asegura que aunque esa calendarización "es muy buena", la salida de EE.UU. de Irak dependerá de las condiciones sobre el terreno.

Sobre inmigración, Obama reiteró que apoya una reforma migratoria integral porque el problema migratorio se debe en parte a un sistema maltrecho que da pie a "diez años de espera" y empuja a miles a lanzarse por la vía ilegal.

McCain dijo a CNN que apoya un programa de legalización "para muchos, no para todos", pero que esta se pondría en marcha solo si primero mejora la seguridad fronteriza.

Obama dijo a los periodistas que mañana centrará la atención en los problemas que aquejan a la economía, como el alza en los precios de la gasolina, la seguridad laboral y los programas de pensiones.

Con esa idea, se reunirá con varios asesores económicos, entre ellos el inversionista multimillonario Warren Buffet, el presidente de Google, Eric Schmidt; el ex secretario del Tesoro, Robert Rubin, y el ex presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker.

El objetivo será para discutir la viabilidad de un segundo estímulo fiscal y soluciones para el sector energético, según dijo a la cadena NBC.

Más noticias de Política y Sociedad