Público
Público

La OCDE pide que los recortes no afecten a la educación pero aplaude las políticas de becas de Wert

Uno de cada cuatro jóvenes de entre 15 y 24 no estudia ni trabaja, según el informe 'Panorama de la Educación 2013'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los expertos en Educación de la OCDE han pedido a España que los recortes presupuestarios no afecten a la calidad de la educación ni perjudiquen el atractivo de la función docente como profesión, según ha dicho la analista de este organismo internacional, Gara Rojas, en la presentación del informe Panorama de la Educación 2013.

Acompañada por la secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, y el director de Innovación e Indicadores de Progreso de la OCDE, Dick Van Damme; Rojas ha afirmado que 'se están produciendo recortes en los países más tocados por la crisis', donde además, 'cada vez hay más estudiantes', aunque en España, éste 'no ha sido el primer sector' en sufrirlos.

Aun así, Van Damme ha asegurado que la reforma del sistema de becas que plantea el ministro Wert (aumentar la nota para acceder a una ayuda) 'está en la línea de los países del entorno de España'. 'Las becas no sólo se dan por los ingresos, en muchos países se tienen en cuenta otros indicadores, como las notas', ha señalado Van Damme, quien también ha valorado el 'aumento de responsabilidad privada' en la financianción de las universidades.

Según los datos de 2011 que recoge el informe, el gasto educativo en España equivale al 5,6% de su PIB, cifra por debajo de la media de la OCDE, con un 6,3%, aunque el gasto por estudiante está por encima, con 9.500 dólares frente a los 9.300 de la OCDE y los 9.200 de la Europa de los 21, porque la población joven es menor y hay también menos alumnos por profesor.

El informe sitúa a España por segundo año consecutivo a la cabeza de la OCDE en número de jóvenes entre 15 y 24 años que ni estudian ni trabajan, con una tasa del 24% frente al 16% de la media internacional. Además, sólo el 3% de los que tienen entre 25 y 29 años vuelven a estudiar. 'Cuando el mercado laboral se deteriora, los jóvenes que realizan la transición de la escuela al trabajo son a menudo los primeros en encontrar dificultades', explica el informe, para detallar que en Chile, España, Grecia, Irlanda, Israel, Italia, México y Turquía más del 20% de jóvenes entre 15 y 29 años figuraban como ni-nis en 2011. De hecho, según indica el estudio, la proporción de jóvenes con educación terciaria (universidad y FP) que se encontraban en esa situación en 2011 había aumentado un 69% desde el año 2008, pasando del 16,8% al 24,4% en España mientras en la OCDE subía de un 13% a un 15% y, en la UE, de un 12,2% a un 14,8%.

Por otro lado, la ratio de alumnos por proporción en la ESO en España era de 10,3 en 2011, frente a los 13,4 de la OCDE y los 11,5 de la UE-21. 'Esta diferencia es aún mayor en el caso de los centros públicos, donde la ratio de alumnos por profesor en la ESO en España es de 8,9 (13,3 de la OCDE). Hay que tener en cuenta que los datos del informe son de 2011, por lo que no reflejan los cambios tras el aumento de la ratio en las aulas decretado por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Sólo en la educacion pública, el gasto por alumno llegaba en 2011 a 9.608 dólares, un 15% por encima, y el importe va subiendo en función de los niveles educativos, hasta alcanzar 11.925 dólares por estudiante (11.382 en la OCDE), que se emplea en los estudios terciarios. El informe apunta que el 85% de todos los fondos para instituciones educativas proceden directamente de fuentes públicas (84% en la OCDE) y destaca que si bien el grueso de los mismos van a centros públicos tambien, se da 'un gran porcentaje de centros privados dependientes del Gobierno', con tasas de participación del 28% en primaria y primera etapa de secundaria frente al 8% y 11% de la media internacional, respectivamente.

En cuanto al ámbito universitario, el informe destaca que el gasto por alumno es de 14.027 dólares, cifra que supera las de la OCDE y la UE-21 (13.528 y 12.856), y forma parte del grupo de países que cobran menos tasas de matriculación, con importes que en 2011 estaban en una media de 1.129 dólares, con un 35% de becas o préstamos péblicos. En los países nórdicos, con tasas e acceso a la universidad muy reducidas o nulas, el porcentaje de acceso es del 68 al 76%. En España se sitúa en el 53%.

Según explica el informe, por un lado, 'mayores tasas aumentan los recursos de las universidades, lo que ayuda a mantener la calidad académica', pero, por otro, 'pueden restringir la entrada en la educación terciaria de aquellos estudiantes con menos recursos' y, si se presenta un mercado laboral 'que no ofrece suficientes oportunidades, disuaden de la elección de estudios que requieran largos periodos académicos, adelantando el ingreso de los jóvenes al mercado laboral'.

Para Gomendio las debilidades del sistema español no tienen que ver con el gasto, sino con la alta tasa de jóvenes que no llegan a titular en la ESO o de los que no pasan al Bachillerato. 'Nuestras deficiencias están en la base', ha señalado, tras recordar que según el informe, en 2011 el 46% de la población menor de 64 años tenía la ESO o menos, 20 puntos por encima de la OCDE.

'España no sólo tiene un problema de poca población con estudios de segunda etapa de secundaria sino que además esta desequilibrada', ha explicado, en relación a que sólo el 8,4% de la población adulta tiene estudios de FP o grado medio frente a 33,5% de la media internacional. De hecho, la tasa de graduación en Bachillerato aumentó 5 puntos desde el año 2000 hasta alcanzar el 51% en 2011 y las de FP de Grado medio pasaron del 9 al 29%. Sin embargo, en la OCDE y la UE las medias son del 38% y el 45%, respectivamente.

El estudio aporta otros datos, como que España es líder en escolarización de menores de tres años, con tasas el 28,6% frente a, 3,5% de los países de la OCDE, y entre los que ya han cumplido los 4 años la escolarización es prácticamente universal; o que en España los profesores pasan de media más horas con sus alumnos que en el resto de países, aunque se les exige menos presencia en el centro escolar al cabo del año. En concreto, los salarios de los profesores eran en 2011 más altos que en la media. La OCDE y también en comparación con trabajadores de otras ramas que tienen el mismo nivel educativo (un docente de secundaria gana un 40% más que un trabajador con la misma formación).

Los españoles que han completado la Educación Terciaria (FP Superior o universidad) ganan un 40% más que los que tienen segunda etapa de Enseñanza Secundaria Obligatoria o posterior y estos, a su vez, perciben un 20% más que quienes se quedaron en una fase anterior. De media, en la OCDE los titulados superiores ganan un 57% mas que los de secundaria y estos un 24% mas que quienes se quedaron en primaria. El informe apunta que incluso en España, donde los niveles de paro superan a los de la OCDE en todos los tramos educativos, se confirma el binomio de 'a más formación, menos desempleo', con una tasa de paro un 15% inferior entre los titulados superiores.

Más noticias en Política y Sociedad