Público
Público

Ordenan investigar a Olmert por la compra de una vivienda en condiciones preferentes

Agencia EFE

El fiscal general del Estado israelí, Menajem Mazuz, ordenó hoy a la Policía abrir una nueva investigación penal contra el primer ministro, Ehud Olmert, presuntamente por haberse beneficiado de su cargo público al comprar una vivienda.

Se trata de una casa en la calle Cremieux de Jerusalén, que Olmert obtuvo a un precio mucho más bajo del normal por su condición de gobernante, al parecer a cambio de impulsar la construcción de ese proyecto de viviendas.

Los hechos se remontan al período en el que Olmert era ministro de Industria y Comercio, antes del fatídico derrame cerebral que sufrió Ariel Sharón a principios de enero de 2006 y que le llevó a asumir el cargo de jefe de Gobierno en funciones.

El ahorro que la fiscalía le atribuye en la compra es de unos 320.000 dólares.

La Oficina del Primer Ministro difundió un comunicado en el que expresa su convencimiento de "que la compra de la vivienda en la calle Cremieux se realizó de forma transparente".

"Esta investigación sobra. Lamentamos la decisión de abrirla", refiere la nota de prensa, en la que se aclara que el primer ministro colaborará con la investigación para esclarecer los hechos.

El caso de la vivienda de la calle Cremieux es el tercero de una serie de expedientes por los que Olmert está siendo investigado de su época como ministro de Industria y Comercio.

También es sospechoso de la supuesta asignación de subvenciones públicas desproporcionadas a una compañía representada por un amigo y ex socio, y de nombramientos políticos en la Dirección de Empresas Pequeñas.

Pende asimismo sobre Olmert otra investigación de su época como ministro en funciones de Finanzas, en 2005, cuando el Estado vendió su parte en uno de los principales bancos de Israel, el Leumí.

La subasta de las acciones fue adjudicada a dos amigos del primer ministro, en lo que se sospecha pudo haber sido un delito de soborno.

Un diputado del opositor partido nacionalista Likud, Guidón Saar, dijo tras conocer la decisión de Mazuz que se trata "de una bofetada" a la campaña de deslegitimación que el primer ministro y sus allegados llevaron a cabo hace unos meses contra el supervisor del Estado, Mija Lindenstrauss, quien destapó los casos de corrupción.

El líder del frente pacifista Yahad-Meretz, Yosi Beilin, sostuvo que "este nuevo caso hace dudar de la capacidad de Olmert de cumplir sus funciones".

El primer ministro israelí "deberá terminar sus funciones si deciden presentar contra él un acta de acusación", aseguró.

Por otra parte, Mazuz decidió hoy someter a juicio al ex ministro de Finanzas bajo el Gobierno de Olmert, Abraham Hirchson, pendiente de una audiencia judicial, informaron medios de comunicación israelíes.

Hirchson es sospechoso de fraude, malversación de fondos, falsificación de documentos, violación de la confianza y lavado de dinero.

Más noticias de Política y Sociedad