Público
Público

El Parlamento portugués tumba los Presupuestos y pone en riesgo el Gobierno progresista

Es la primera vez en la historia democrática de Portugal que se rechaza el Presupuesto. El Partido Socialista de António Costa se ha quedado a solo tres abstenciones o votos a favor para sacar adelante las cuentas.

El primer ministro portugués Antonio Costa, a la izquierda de la imagen, se marcha después de la votación del presupuesto del gobierno para 2022 en el Parlamento portugués en Lisboa, el 27 de octubre de 2021.
El primer ministro portugués Antonio Costa, a la izquierda de la imagen, se marcha después de la votación del presupuesto del gobierno para 2022 en el Parlamento portugués en Lisboa, el 27 de octubre de 2021.- Patricia de Melo Moreira / AFP

Portugal se aboca a unas elecciones anticipadas. Tal y como advirtió el presidente portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, de no aprobarse los Presupuestos optaría por convocar unas nuevas elecciones. 

El Gobierno del socialista de António Costa, que está en minoría en la Cámara, gobernando en minoría con el apoyo del Bloque de Izquierda y la coalición del Partido Comunista, ha contado con 108 votos de los socialistas y cinco abstenciones del partido animalista PAN, por lo que se ha quedado a solo tres abstenciones o votos a favor para sacar adelante las cuentas. 

Es la primera vez en la historia democrática de Portugal que se rechaza el Presupuesto. Costa, en su alocución previa a la votación, reclamó una mayoría estable para la próxima legislatura tras admitir que el país se encamina hacia un adelanto electoral.

"Confío en que mi frustración" y la "frustración" de los electores de la izquierda

"Confío en que mi frustración" y la "frustración" de los electores de la izquierda "se pueda convertir en una mayoría reforzada, estable y duradera en una próxima sesión legislativa", lamentaba el primer ministro tras conocerse el resultado de la votación.

Costa ha asegurado que se va "con la conciencia tranquila y cabeza alta": "Hice todo lo que estaba a mi alcance para asegurar la viabilidad de este presupuesto, sin aceptar lo que en conciencia considero que el país no podría soportar", zanjaba el primer ministro.

La vía más factible ahora sería la convocatoria de elecciones anticipadas, una competencia que recae en manos del presidente, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa, que ya se ha mostrado dispuesto a disolver la Asamblea de la República y volver a sacar las urnas, como pronto en enero de 2022.

Rebelo de Sousa desveló el martes que había realizado gestiones para tratar que las partes acercasen posturas, pero no han sido suficientes para tender puentes. Al salir de la votación, Costa ha señalado que se pone a la espera de la decisión que tome al respecto el presidente portugués.

A falta de ver si hay nuevas elecciones y cuándo serían, Costa, que gobierna Portugal desde 2015, ha dejado claro que quiere encabezar de nuevo el Partido Socialista (PS) en los próximos comicios. En las elecciones locales de septiembre, los socialistas se hicieron con la victoria en términos globales, pero perdieron plazas clave como Lisboa.

¿El fin de la 'geringonça'?

Este revés podría suponer la caída de la llamada geringonça, como se denomina a la alianza de izquierdas que ha liderado la legislatura lusa en los últimos años. "La geringonça murió por la obsesión por la mayoría absoluta", lamentó Catarina Martins, líder del Bloque de Izquierda. Por su parte, el líder parlamentario comunista, João Oliveira, señaló que "no estaba en nuestras manos dar la respuesta que sólo el Gobierno podía dar".

El líder opositor, Rui Rio (PSD, centro-derecha) no ha duda en cargar contra el Gobierno de Costa acusándolo de quedar "totalmente dependiente de la izquierda radical" y "a merced de sus exigencias".

Desde la ultraderecha, el líder de Chega!, André Ventura, no ha dudado en darle la extremaunción a la alianza de izquierdas: "Este Gobierno muere aquí en el Parlamento y esta geringonça también". 

Más noticias