Público
Público

Patrick Dempsey, el doctor Shepherd de "Anatomía de Grey", salta a la comedia romántica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Casi todo el mundo le conoce por el doctor Shepherd, el atractivo cirujano de la serie "Anatomía de Grey", y ha sido precisamente la fama mundial lograda por ese papel lo que ha hecho saltar a Patrick Dempsey de la pequeña a la gran pantalla como protagonista de la comedia romántica "La boda de mi novia".

"Ha cambiado mi vida. Siempre estaré agradecido a 'Anatomía de Grey'", ha afirmado hoy el actor estadounidense, de promoción en Madrid junto a la actriz Michelle Monaghan (de "Adiós pequeña, adiós"), su mejor amiga en el filme, de la que se dará cuenta que está enamorado cuando ella regrese de Escocia prometida con un fornido duque, interpretado por el rubio Kevin McKidd.

A partir de ahí, la trama de la película, que se estrena el 30 de mayo, se irá complicando muy al estilo de las comedias románticas yanquis, sobre todo cuando ella le pide que sea su dama de honor y él accede para intentar recuperarla.

Con todo, esta no es la primera cinta en la que participa Dempsey, que ya fue un rompecorazones en clásicos de los 80 como "No puedes comprar mi amor" y "Loverboy", pero ha sido a partir de la exitosa serie de la ABC cuando le han empezado a llegar proyectos de mayor relevancia.

En ella interpreta al doctor Derek Shepherd, que mantiene una relación sentimental con la residente Meredith Grey (ya doctora dependiendo de la temporada), una serie que ha conquistado los salones de medio mundo gracias a la combinación de casos médicos con conflictos sentimentales y que en España ha sido la única capaz de competir con "House", otra grande de las noches de sofá.

"Las dificultades para lograr el éxito me han hecho más humilde y han hecho que tenga más respeto por la profesión", ha explicado el actor, que asegura disfrutar actuando ahora más que nunca, sobre todo porque "sigue siendo honesto consigo mismo".

De hecho, a punto estuvo de abandonar, si bien fue su mujer, quien creó "un ambiente de apoyo y compromiso en casa", la que le dio "fuerzas" y le enseñó "que lo importante es el proceso, no el final".

Con estos precedentes, no es de extrañar por tanto que Dempsey se vea más reflejado en su personaje en la segunda parte de "La boda de mi novia", donde el ligón irredento con problemas de compromiso que encarna en la primera se da cuenta de que "lo que siempre ha amado está ahí delante".

"Cuando era más joven quizás podía llegar a pensar como al principio lo hace Tom (su personaje), pero ahora no. Sin duda", afirma rotundo.

Dempsey, que aseguró para tranquilidad de sus seguidoras que no va a abandonar la serie -"tengo un contrato por siete años que no voy a romper"-, sí tiene en mente nuevas metas profesionales, como la de convertirse en productor para poder poner en pie sus propios proyectos sin necesidad de "estar esperando a que suene el teléfono".

"Quiero juntar un grupo de personas en las que confíe y crear un ambiente de trabajo interesante y creativo", ha explicado, si bien seguirá aceptando papeles interesantes que le puedan llegar, aunque será sólo uno por año, porque le permiten tener horarios de rodaje flexibles, pero no tanto.

Más noticias en Política y Sociedad