Público
Público

El presidente afgano "amenazó" con unirse a los talibanes si siguen las presiones, según un diputado

EFE

El presidente afgano, Hamid Karzai, aseguró durante una reunión privada con diputados que se pasará al bando talibán "si los extranjeros siguen presionándolo", según dijo hoy a Efe uno de los asistentes al encuentro.

El diputado Farooq Meranay explicó que Karzai está molesto con Occidente, porque considera que las potencias extranjeras convencieron a los legisladores afganos para que se opusieran a un decreto suyo que debía cambiar la composición de la Comisión de Quejas (ECC) de cara a los comicios parlamentarios de septiembre.

Durante un encuentro que mantuvo con un grupo de diputados el pasado sábado en el palacio presidencial de Kabul, Karzai llegó a amenazar con "unirse a los talibanes si los extranjeros continúan presionándolo", siempre según el relato del parlamentario.

Dos días antes de este comentario, Karzai participó en otro acto, esta vez público y ante trabajadores de los órganos electorales, en el que acusó a la ONU y la UE de haber organizado el fraude de las elecciones presidenciales de 2009, de las que salió reelegido.

En concreto, Karzai culpó al ex "número dos" de la misión de la ONU en Afganistán Peter Galbraith y al jefe de los observadores europeos durante el proceso, Philippe Morillon.

"Hubo fraude en las elecciones presidenciales y provinciales, no hay duda de que hubo un fraude muy generalizado, pero no lo hicieron los afganos, sino los extranjeros; Galbraith y Morillon cometieron el fraude", espetó Karzai.

El presidente llegó a decir que los votos emitidos por el pueblo afgano "estaban bajo el control de una embajada", sin especificar cuál.

También aseguró que los extranjeros "no quieren que tengan lugar las elecciones parlamentarias" de 2010 y pretenden "difamar al Parlamento" y hacer ver que él mismo es un "presidente ilegítimo".

La explosión de Karzai, normalmente comedido en sus declaraciones, llegó después de que el Parlamento bloqueara su intención de que los cinco miembros de la ECC sean afganos, de cara a los comicios parlamentarios previstos en septiembre.

La ECC, integrada el año pasado por dos miembros de la ONU y tres funcionarios afganos, fue el órgano electoral que destapó el fraude de los comicios presidenciales de agosto de 2009 y anuló cientos de miles de papeletas, algo que obligó a convocar una segunda vuelta a la que el rival de Karzai, Abdulá Abdulá, decidió no acudir.

Tanto la ONU como EEUU han expresado su recelo sobre los próximos comicios electorales y consideran que es demasiado pronto para que tengan lugar.

Karzai no parece estar digiriendo bien las críticas que han arreciado contra su figura desde las cancillerías occidentales, sobre todo desde el proceso electoral de 2009.

El último en exigirle más ahínco en la lucha contra la corrupción y un Gobierno de gente capaz fue el presidente de EEUU, Barack Obama, con quien tiene una relación mucho más tensa que la que mantenía con su predecesor en el cargo, George W. Bush.

La oficina de Karzai dijo que éste fue informado de la llegada de Obama a Kabul el domingo 28 de marzo por la noche con apenas una hora de antelación.

Más noticias