Público
Público

Los problemas de un suelo muy heterogéneo

Hacer túneles en Barcelona es más complicado que en Madrid

DANIEL MEDIAVILLA

Tanto en Madrid como Barcelona abundan los túneles bajo el subsuelo, pero la dificultad de horadar en la capital catalana es mayor que la de hacerlo en Madrid.

Según los geólogos, el terreno madrileño es más homogéneo. Está edificado sobre arenas arcillosas, un terreno muy blando, fácil de perforar, pero que no se sostiene una vez agujereado.

Por eso, al mismo tiempo que avanzan las tuneladoras, es necesario poner hormigón para que las paredes de los túneles no se caigan. Las dificultades existen, pero las características del subsuelo son relativamente previsibles y permiten construir los túneles casi artificiales que trascurren bajo la capital de España.

Esto no sucede en el caso de Barcelona. Un túnel se perfora con facilidad si es muy blando, como en Madrid, o si la roca es dura. Los problemas se incrementan cuando el terreno es más heterogéneo y eso es lo que sucede en la capital catalana.

Además de terrenos de distintas características, que complican el modo de hacer frente a una perforación, existen riesgos por las corrientes que hay en el subsuelo.

Por otro lado, los nuevos túneles del AVE quieren construirse por debajo de los que ya ocupan los del metro. Éstos últimos atraviesan una capa llamada cuaternaria, más conocida. Los del tren de alta velocidad se situarán en la capa conocida como terciaria, más profunda y sobre la que se sabe menos.

Algunas asociaciones reclaman un trazado que vaya por el litoral y no por el centro de la Barcelona. Las características geológicas en esa zona son también complejas, con terreno heterogéneo y numerosas fallas.

Sin embargo, como recordaba un experto madrileño que pidió no ser identificado, los socavones en esa zona, que hubiesen existido, al no ir paralelos a otras infraestructuras de trasporte, no hubiesen provocado los trastornos convertido los últimos problemas en un problema político.

El silencio de los geólogos

Este diario contactó ayer con seis instituciones en las que trabajan expertos en geología. En ninguna encontró a alguien dispuesto a hablar sobre lo que sucede bajo la ciudad catalana. Quienes hablaron pidieron no ser citados.

Era viernes y eso influye, pero la negativa a opinar sobre lo que sucede en el subsuelo barcelonés da una idea de la complejidad del problema. Ayer, el portavoz de la asociación "El AVE por el Litoral", señalaba también su dificultad para encontrar expertos que les apoyen de manera pública. Muchos trabajan para las administraciones.  

Más noticias de Política y Sociedad