Público
Público

El PSOE logra una ventaja de 16 escaños sobre el PP en un Congreso con dos grupos menos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Congreso resultante de las elecciones seguirá teniendo como formación mayoritaria al PSOE, que con 169 escaños supera en 16 al Partido Popular, y verá disminuir el número de sus grupos parlamentarios, ya que, a la vista de los resultados, lo pierden IU-ICV y ERC.

Si los socialistas han sumado cinco diputados más a los 164 que obtuvieron hace cuatro años, el PP ha logrado cinco más que en 2004 y tendrá un grupo compuesto por 153 parlamentarios.

Son siete los escaños que han separado al PSOE de la mayoría absoluta, y, por tanto, aunque en menor medida, tendrá que seguir contando con otras formaciones para sacar adelante sus iniciativas.

Eso provocará que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y los dirigentes socialistas tengan que decidir sus compañeros de viaje para la legislatura que se abrirá el próximo 1 de abril con la constitución de la Cámara resultante de los comicios de hoy.

Cabe la posibilidad de que Zapatero y los suyos decidan no comprometerse a pactos de legislatura y busquen apoyos puntuales en función de las iniciativas que pretendan sacar adelante.

Pero si prefirieran un mayor grado de compromiso tendrían que elegir entre el abanico de posibilidades abierto con las elecciones de ayer.

Las opciones que tienen ante sí son los nacionalistas de Convergencia i Unió, cuyos once escaños (uno más de los que disponía hasta ahora) serían suficientes para sacar adelante sus propuestas, o los socios de la legislatura anterior, ERC, IU y BNG, pese a que los dos primeros han quedado notablemente debilitados.

Esquerra Republicana de Catalunya ha sido la formación que más representación ha perdido, ya que ha bajado de ocho a tres escaños, e Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya ha visto cómo sus cinco actas de 2004 se han reducido a sólo dos.

También se ha quedado en el camino uno de los siete diputados que formaban el grupo del Partido Nacionalista Vasco y otro de los tres de los que disponía Coalición Canaria.

Como ha ocurrido prácticamente en cada cita con las urnas para renovar el Congreso, también en esta ocasión ha habido formaciones que abandonarán la Cámara y alguna que se estrenará en ella.

En este último caso se encuentra Unión, Progreso y Democracia (UPyD), el partido que se estrenaba en estos comicios y que ha logrado sentar a Rosa Díez en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo.

En el capítulo de bajas, dos formaciones, Eusko Alkartasuna y la Chunta Aragonesista, se quedan sin representación al perder el parlamentario que tenía cada una de ellas.

El aumento de escaños del PSOE y PP implica un nuevo paso adelante del bipartidismo a costa, lógicamente, de las formaciones minoritarias.

Si en la anterior legislatura eran 312 los escaños que sumaban los dos grupos más numerosos, los cuatro años que hay por delante sumarán 322, con lo que el resto de formaciones ha visto mermada su presencia y tendrán 28 diputados frente a los 38 que les representaban hasta ahora.