Público
Público

Putin promulga la ley que restringe la libertad de manifestación, según dice la oposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente ruso, Vladímir Putin, promulgó hoy una ley que endurece notablemente las multas contra los que infrinjan las normas durante mítines y marchas de protesta y que, según denuncia la oposición, restringe la libertad de manifestación.

"Al garantizar a una parte de sus ciudadanos el derecho a la expresión en actos callejeros, la sociedad también debe protegerse a si misma y a sus conciudadanos del radicalismo", afirmó Putin, citado por las agencias rusas.

Putin, negó que la ley aprobada esta semana por ambas cámaras del Parlamento ruso y criticada por oposición y activistas de los derechos humanos, sea más restrictiva que las vigentes en otros países europeos.

"Al compararla con otras actas similares de países europeos como Alemania, Italia, España, Reino Unido y Francia, nuestra ley no contiene ni una cláusula que sea más severa que las medidas contempladas por esas legislaciones", dijo.

Precisamente, ese fue el argumento que Putin utilizó esta semana para rebatir las críticas durante la cumbre RUSIA-UE en San Petersburgo: que Rusia necesita homologar su legislación a las leyes democráticas europeas.

El líder ruso, que no descartó que en un futuro que pueda remitir la ley de nuevo a la Duma para la introducción de enmiendas "en caso de necesidad", reconoció que algunas figuras de la sociedad rusa le habrían expresado "una cierta inquietud" por la posible restricción de la libertad de manifestación.

El propio jefe del Consejo de Derechos Humanos (CDH) adscrito al Kremlin, Mijaíl Fedótov, llamó a Putin a no firmar la ley y remitirla de nuevo al Parlamento, aduciendo que el documento es "anticonstitucional" y viola las obligaciones contraídas por Rusia.

Al respecto, Putin aseguró que el cumplimiento de las leyes "no debe restringir de ninguna manera los derechos democráticos de los ciudadanos a expresar libremente sus opiniones sobre cualquier asunto de la política interior y exterior".

No obstante, matizó que "todo eso (las manifestaciones) debe ser organizado de tal modo que no cause perjuicio a otros ciudadanos que no participan en esas acciones".

"Ustedes y yo aún recordamos lo que ocurrió en varios países europeos el pasado año y hace dos años. Por ejemplo, en el Reino Unido, en Londres, cuando las cosas desembocaron en disturbios masivos, quema de coches y robo de tiendas", dijo.

La nueva ley estipula unas multas máximas de hasta 300.000 rublos (casi 10.000 dólares) para las personas físicas que infrinjan las normas, aunque ofrece como alternativa el cumplimiento de 200 horas de trabajo social.

En el caso de los cargos públicos la multa máxima será de hasta 600.000 rublos (unos 18.000 dólares), mientras a las personas jurídicas les correspondería pagar un millón de rublos (30.000 dólares), cifras consideradas desorbitadas por la oposición.

En caso de que el mitin en cuestión interrumpa el tráfico, la circulación de los viandantes, sobrepase el número de asistentes acordado u obligue al despliegue de un dispositivo adicional de fuerzas del orden, el organizador deberá pagar entre 30.000 y 50.000 rublos (1.600 dólares).

Hasta ahora, las sanciones impuestas no superaban los 5.000 rublos (166 dólares) para los participantes y los 50.000 (1.660 dólares) para los convocantes.

De inmediato, el expresidente soviético, Mijaíl Gorbachov, tachó de "error, que habrá que enmendar", la promulgación de la ley, que ha sido criticada también por las cancillerías occidentales.

"A partir de ahora será imposible manifestarse pacíficamente. Las protestas ilegales irán a más y el movimiento opositor se radicalizará", aseguró a Efe Serguéi Mitrojin, líder del partido liberal "Yábloko".

Mitrojin opina que las "prisas" de las autoridades responden a su intención de aprobar las nuevas medidas administrativas antes de la multitudinaria protesta convocada por la oposición para el Día de Rusia, 12 de junio.

Precisamente, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, adelantó que la ley entrará en vigor mañana, sábado, cuando sea publicada por el diario oficial "Rossískaya Gazeta".

"En resumen, esto es la prohibición a la celebración de mítines y actos políticos. Ahora, cada uno puede ser castigado con trabajos de esclavitud o multas desorbitadas. Yo no puede congregar a la gente sabiendo que pueden ser enviados a galeras", añadió Mitrojin.

Por su parte, el conocido politólogo Gleb Pavlovski, antiguo asesor del Kremlin, considera que esta ley cierra las puertas a cualquier "posibilidad de diálogo entre las autoridades y las fuerzas opositoras" que protagonizan desde diciembre las mayores protestas antigubernamentales en 20 años.

Por Ignacio Ortega