Público
Público

Rajoy desafía a Merkel y pide eurobonos por primera vez

En el Senado, el líder del Ejecutivo asegura que la UE debe avanzar hacia la integración fiscal y bancaria. Anima a Bruselas a defender el euro como un "proyecto irreversible" y que "no está en juego"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidió por primera vez este martes la creación de eurobonos, un instrumento que permitiría mutualizar la deuda soberana de los países de la zona euro y, a España, afrontar sus problemas de liquidez y, por tanto, relajar su prima de riesgo. Hasta la pasada semana, al menos en público, el Gobierno se había mostrado renuente a reclamar este intrumento al considerar que no tendría efectos a corto plazo.

Asimismo, como ya anunció el pasado fin de semana en un encuentro con empresarios en Sitges, el líder del Ejecutivo defendió la necesidad de que la Unión Europea avance hacia la integración fiscal y bancaria y de que se articule un fondo de garantía de depósitos. 'Eso es lo que yo estoy planteando en el Consejo Europeo y lo que estoy haciendo en España', aseveró el líder del Ejecutivo. En este sentido, también resaltó la importancia de que Europa defienda el euro como un 'proyecto irreversible' y que 'no está en juego'.

Estas palabras de Rajoy, pronunciadas en la última sesión de control al Gobierno en el Senado hasta el próximo septiembre, llegan después de que, en una información publicada el pasado domingo, el rotativo estadounidense The Wall Street Journal desvelara que Alemania podría dar su brazo a torcer y aceptar finalmente la creación de los eurobonos y la unión bancaria a cambio de que los países acepten ceder más soberanía fiscal y presupuestaria a Bruselas.

La petición de eurobonos por parte de Rajoy supone un vuelco en su discurso pues, hasta la fecha, nunca los había reclamado en público. Esta demanda puede interpretarse como un guiño a los socialistas, cuyo secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha defendido en varias ocasiones la creación de este instrumento como un 'antibiótico' para curar la maltrecha economía española. Sin embargo, estas palabras de Rajoy también podrían entenderse como un desafío a la canciller alemana, Angela Merkel, que tradicionalmente ha descartado su emisión, al menos en el corto plazo. De hecho, la mutualización de la deuda fue uno de los asuntos en los que se escenificó la ruptura entre Francia y Alemania en la última cumbre europea, pues el presidente Hollande sí es partidario de la emisión de eurobonos.

Al igual que ya había hecho por la mañana en una reunión a puerta cerrada con los senadores del PP, Rajoy aseguró que España tiene que seguir haciendo unas reformas que 'mejoran la competitividad' pero que no producen efectos 'en media hora'. También volvió a hablar de la deuda externa de España como un problema que agrava una situación ya de por sí 'muy difícil'. 'Tenemos un problema de financiación, de liquidez, de sostenibilidad de la deuda', aseveró el jefe del Ejecutivo, que recordó después el alivio que, para la situación de la economía, supuso la compra de títulos de deuda pública por parte del BCE el pasado verano. 'Aunque este año la situación no va a ir bien, sí lo va a ir en el futuro próximo', dijo asimismo el presidente al portavoz socialista en la Cámara alta, Marcelino Iglesias, al que pidió su apoyo en el calendario de reformas que tiene previsto el Ejecutivo.

Así, Rajoy se mostró dispuesto a llegar a acuerdos con el PSOE, especialmente para llevar una postura común a Bruselas, si bien supeditó esta postura a que los socialistas prueben su deseo de pactar dando su apoyo a algunas de las medidas que plantea el Gobierno. 'Si quieren un acuerdo, empiece por decir que hacemos algo bien y apoyen algunas de las reformas', espetó Rajoy a Iglesias.

'Si quieren un acuerdo, empiece por decir que hacemos algo bien'

Por su parte, el portavoz socialistadijo que, desde que el pasado noviembre llegara al poder, el Gobierno está dando palos de ciego, incurriendo en contradicciones y aplicando recortes a toda velocidad. A su juicio, esto ha provocado que la Unión Europea esté 'sorprendida' con algunas de esas medidas o con que haya presentado con retraso sus Presupuestos para 2012 o haya aprobado una reforma laboral que provocará 630.000 parados más.

Asimismo, Iglesias acusó al Gobierno de desacreditar la situación de la economía para echar la culpa al anterior Gobierno socialista y de maquillar los déficit del Estado y de las comunidades autónomas para 'culpabilizar de todo a la herencia recibida'. En estas circunstancias, advirtió el portavoz socialista, no es 'fácil' la labor de la oposición. 'Por eso lo hacen tan mal', le contestó el presidente en su turno de réplica.